El inesperado look más glam de la temporada se inspira en Grace Jones

Cargado de referencias ochenteras, este es el impresionante vestido que está arrasando tanto en las pasarelas como entre las famosas.

Vestido capucha
D.R.

Tras haber atravesado una etapa en la que las apuestas estilísticas que nos lanzaban desde las pasarelas eran de contención absoluta así como de sobriedad, parece que nos encaminamos hacia un invierno (y una primavera tal y como ya hemos podido comprobar en los desfiles de Milán entre otros) de exceso y, sobre todo, de inspiración retro con sabor muy ochentero.

Con unas imparables ganas de arriesgar a modo de bandera, la alfombra roja internacional apuesta por no dejar que sus estrellas pasen desapercibidas, lo han hecho desde Anya Taylor-Joy enfundada en látex azul hasta las hermanas Kardashian luciendo ajustados vestidos de factura glam. Tampoco las famosas patrias se han quedado atrás y, como Laura Escanes, rinden homenaje a grandes cantantes de los años 70 como Cher y su mono brillante blanco.

Que el atronador sonido de las salas de Studio 54 vuelva a retumbar en nuestras cabezas con tanta fuerza no es de extrañar gracias a la última apuesta estilística que se ha convertido en tendencia y que ha desbancado a los vestidos de red metálica, las gasas transparentes o los cortes estratégicos. Cubrirse vuelve a ser un precepto de lo más secundado, y no hablamos solo del cuerpo, también de la cabeza.

El inesperado look más glam de la temporada se inspira en Grace Jones

Donde pudimos sentir por primera vez esta pulsión fue en el desfile de p/v 23 de Saint Laurent, en el que su director creativo, Anthony Vaccarello reconoció haber buceado en los archivos de la casa hasta remontarse a dos épocas: los años 30 y los años 80, para encontrar un sutil hilo que explora una elegancia lánguida caracterizada por vestidos drapeados y ajustados al cuerpo, de tejidos semitransparentes y de los que sale una capucha.

Esta capucha nos remite directamente y sin solución de continuidad al legado de dos figuras icónicas de la escena musical. Por un lado Grace Jones y su gloriosa época de mediados de los años ochenta cuando era musa del diseñador Azzedine Alaïa, quien la vistió para la película de 1985 Panorama para matar de la saga de James Bond. Desde entonces ese delicado trozo de tela sutilmente apoyado en la coronilla se convirtió en una de las señas de identidad de la jamaicana, que incluso la combinaba con grandes abrigos de pelo y gafas de sol.

El inesperado look más glam de la temporada se inspira en Grace Jones

En segundo lugar y adelantando la cronología quince años, recuperamos a otra de las grandes divas musicales, Kylie Minogue, y su célebre mono blanco de escote infinito que se convirtió en todo un referente tras hacer su aparición estelar en el vídeo de la canción de la australiana Can’t get you out of my head, a finales de 2001. Un hito del cambio de milenio que, junto a otras referencias estéticas como los vaqueros de tiro muy bajo o los microtops lenceros, ya tienen el estatus de símbolos.

El inesperado look más glam de la temporada se inspira en Grace Jones

Muchos han sido los diseñadores que han apelado a esta nostalgia que se mueve en dos direcciones para construir sus apuestas de cara a la próxima temporada y cuyos efectos se pueden notar sobre las alfombras rojas. Michael Halpern se fijó en los atuendos increíblemente lujosos que su madre solía usar en Nueva York con abrigos y prendas de vestir extravagantes. Su vestido con estampado de leopardo y una capucha espectacular se inspiró en un caftán que ella solía lucir. Pieter Mulier, recientemente estrenado director creativo de Alaïa, la llevó hasta la herencia oriental de su fundador mientras que Versace apostó por el negro absoluto y las aberturas estratégicas en los laterales y el escote para compensar el efecto visual.

De izquierda a derecha, desfile de p/v 2023 de Versace, Halpern y Alaïa.

De izquierda a derecha, desfile de p/v 2023 de Versace, Halpern y Alaïa.

Grandes conocedoras del poder que la nostalgia tiene en nuestros armarios hoy, las que fueron top models de los 90, Kate Moss y Amber Valletta, también ha apostado por lucir una elegante capucha como parte de sus estilismos nocturnos más recientes. Un giro cargado de glamour directamente asociado a aquellos años que ambas vivieron entre creadores como Gianni Versace, artífice del selecto grupo de modelos al que siguen perteneciendo.

Kate Moss y Amber Valletta con vestidos de Saint Laurent en la gala de entrega de los premios WSJ.

Kate Moss y Amber Valletta con vestidos de Saint Laurent en la gala de entrega de los premios WSJ.

Dejando a un lado las fiestas, la capucha se ha convertido en dinamita en la alfombra roja, una silueta que de repente se ve audaz y fresca junto a vestidos más reveladores. Para el desfile de Tom Ford en Nueva York, Katie Holmes se desvió de sus prendas básicas en favor de un vestido ultraelegante con capucha que realzaba cada centímetro de su cuerpo.

Tom Ford - Front Row Katie HolmesNew York Fashion Week

Katie Holmes en el desfile de Tom Ford en Nueva York en septiembre de 2022 con un vestido capucha firmado por el diseñador.

/ Dimitrios Kambouris

Lo mismo acaba de emular Olivia Wilde, también apostando por el negro, en su caso con un escote cruzado que deja al aire el abdomen y completado por joyas de gran formato, tanto pendientes como brazaletes.

Olivia Wilde vestido capucha saint laurent

Olivia Wilde vestida de Saint Laurent en la entrega de los premios WIF en el hotel Beverly Hilton Hotel.

/ Jon Kopaloff

Quien tampoco ha podido permanecer ajena a esta corriente, creadora como es de todas las tendencias que se precien en las redes sociales, es Bella Hadid. La modelo ha hecho un homenaje a sus raíces jordanas aprovechando su presencia en Qatar para la Ceremonia de entrega de premios del Fashion Trust Arabia Prize 2022. Su vestido rojo, firmado por Daniel Roseberry para Schiaparelli se fruncía a la cintura y tenía los hombros y las mangas con volumen.

Una propuesta contundente que como comprobamos cada día gana más y más adeptas. Que ahora de el salto de la alfombra roja a la calle solo es cuestión de tiempo, sobre todo valorando la proximidad de los eventos y las fiestas nocturnas del próximo mes.

Síguele la pista

  • Lo último