Rutina deportiva en verano. | iStock

Cómo mantener tu rutina deportiva en verano

¿Dispuesta a mantener tus buenos propósitos de cuidarte aunque el calor apriete? Los expertos nos dan las claves para lograrlo con éxito y que el intento no quede en vano. 

María Aguirre Alvarez

Una tarde de piscina, una escapada improvisada de fin de semana, una quedada con amigos al salir del trabajo que se alarga... son muchas las tentaciones que se nos presentan diariamente para cambiar el entrenamiento por cualquier otro plan cuando llega el verano. Si a esto le sumamos la notable subida de temperaturas nos da como resultado la disminución de nuestras ganas por seguir con nuestros buenos propósitos de cuidarnos. Sin embargo, se le puede dar la vuelta a la tortilla y pensar al contrario, que esta época del año puede ser un momento inmejorable para hacer deporte y seguir hábitos de vida saludable porque solemos disponer de mucho más tiempo libre para nuestras aficiones y el buen clima invita a realizar actividades al aire libre.

Por ejemplo, si vas a viajar, "aprovecha el sitio donde estés para hacer deporte dependiendo de sus cualidades; es decir si estamos en la playa, siempre podemos nadar. También puedes hacer paddle surf, kayak, andar de manera rápida en la playa, correr cerca del mar… Si eres más de montaña, el senderismo o trekking son magníficas opciones, no solo para conocer sitios maravillosos sino para conectar con la naturaleza, ¡elige rutas que te reten! Salir a correr, bicicleta de montaña o de ruta, también son grandes opciones", explica Sara Álvarez, fundadora y CEO de Reto48, quien anima a no tirar por tierra todos los hábitos adquiridos durante el verano. Su sugerencia es, por lo tanto, la de relajar las duraciones en vez de obviarlas del todo. "Si crees que hay días que no puedes dedicarle una hora completa a hacer ejercicio, haz pequeños periodos de al menos 20 minutos, eso te mantendrá dentro de la rutina.  Siempre es mejor 20 minutos o 3 periodos de 20 minutos, que no hacer nada de deporte", cuenta Álvarez. 

FreshSplash / ISTOCK

Otra alternativa para continuar con el deporte es seguir una tabla de ejercicios. El entrenador de celebrities Iván Perujo lo ve como una genial alernativa para poder practicar en cualquier estancia. "Con las vacaciones y viajes programados, mucha gente decide desapuntarse de los gimnasios durante los meses de verano. Una buena idea es planificar una tabla de ejercicios adecuados y personalizados", argumenta el especialista en fitness, quien incide en la importancia de ponerse en manos expertas. "Seas principiante o no, alguien especializado en el mundo deportivo te puede aconsejar sobre los mejores hábitos para no dejar tu rutina “sporty” en el verano y mantener físico estupendo sin sufrir. Hay que ejercitarse de forma metódica, ejecutando bien las rutinas que nos haya dictado nuestro personal trainer y sin prisas ni inventos. Se haga lo que se haga es importante hacerlo de forma consciente y controlada", declara. 

 El calor, el peor enemigo

Vencer a la pereza suele ser lo que más cuesta pero no es lo único que debemos tener en cuenta. Como bien dice Perujo, debemos ser conscientes los efectos negativos del sol y el calor y cómo podemos evitarlos. En este sentido, las consideraciones son tan sencillas como claras: la importancia de la hidratación antes y después del ejercicio, la utilización de un buen protector solar, vestir ropa y calzado con tejidos transpirables y ligeros para la práctica y una correcta elección de la hora para ponernos en marcha: "Para a salir a correr o entrenar, lo mejor es aprovechar las horas de menos calor y sol, como las mañanas o las tardes. Intenta evitar las franjas horarias más conflictivas", recomienda el experto. 

Por supuesto a esto hay que añadir dos puntos importantes que nos recuerda Iván Perujo: el descanso y la alimentación. Sobre el primero, el consejo del especialista es que no te machaques. "Haz ejercicio moderado y siempre adecuado a tu condición física y desgaste energético", afirma. Sobre el segundo, hay que tener en cuenta que es la base de todo ahora y durante el resto del año. "En verano el cuerpo pierde mucha más energía y líquidos. Incluye mucha fruta y verduras en forma de sopas frías y gazpachos, que nos hidratan y tienen pocas calorías. Hay que elegir productos de temporada como paraguayas, nectarinas, cerezas, sandía, melón, tomates, pepino, … y cocinarlos de manera sencilla para una buena digestión", aconseja.

Sara Álvarez apunta en este sentido que aproveches para aflojar tu nivel de exigencia sin remordimiento pero también sin perder la perspectiva: "Disfruta de lo que comas, no te sientas culpable, pero se consciente de con qué te estás alimentando, qué realmente nos nutre y qué comemos muchas veces por instinto", puntualiza.