Uno de los bocetos del vestido que Laura y Kate Mulleavy crearon para Meena, la elefante a la que pone voz Tori Kelly, ganadora de un Grammy, en la película Canta 2 que se estrena el 22 de diciembre. | D.R.

Rodarte y '¡Canta 2!', o el último encuentro de moda y animación

Hablamos con Laura y Kate Mulleavy, creadoras de la firma Rodarte, sobre la experiencia de vestir al elenco de personajes animados de la película '¡Canta 2!'… y adentrarse en el fenómeno del metaverso.

Laura García del Río

La relación de las hermanas Mulleavy con el cine es estrecha. Han vestido a la flor y nata hollywoodiense en sus apariciones en la alfombra roja –a la historia pasará el vestido con el que Yalitza Aparicio acudió a los Oscar de 2019 como la primera mexicana indígena nominada a una estatuilla–. Margaret Qualley, January Jones, Kiernan Shipkay, Lili Reinhart y Kirsten Dunst (a la que además de musa llaman amiga) formaron parte del elenco que presentó su colección de primavera-verano 2020. Crearon el vestuario de Cisne Negro (2010). E incluso han escrito, dirigido y por supuesto vestido su propio filme, Woodshock (2017), un thriller psicológico protagonizado por Dunst.

Pero nunca antes habían orquestado el guardarropa del reparto de una cita animada. La película Canta 2, la segunda entrega de este musical de altos vuelos que llega mañana a los cines, ha sido su primera incursión en los entresijos del mundo digital. “Nos dimos cuenta desde el momento en el que entramos en las oficinas de Illumination de que íbamos a pasarlo genial”, cuenta Laura sobre su primera reunión en los estudios que, además de la franquicia '¡Canta!', ha orquestado taquillazos como Gru, mi villano favorito, Mascotas o Los Minions. “Estábamos entrando en un nuevo territorio, nadie ha hecho algo así antes. Es vanguardia. Esta colaboración abre un espacio muy interesante en el momento en el que estamos ahora mismo”, defiende la diseñadora.

Laura y Kate Mulleavy en la premiere de la película Canta 2 en Los Ángeles. | Mark Von Holden

Se refiere al tan comentado Metaverso y el fenómeno de los NFT. Traducir los diseños de alta costura de Rodarte al lenguaje de la animación está en línea con las zapatillas virtuales de Gucci o la colaboración de Balenciaga con Fortnite: dos de los últimos coqueteos de la industria de la moda con el omnipresente (y aparentemente todopoderoso) Metaverso. Con la diferencia de que las perchas de sus diseños incluyen una puercoespina a la que pone voz Scarlett Johansson, una elefanta interpretada por Tori Kelly, una cerdita detrás de la que está Reese Witherspoon y un leon al que dobla Bono, dispuestos a orquestar un espectáculo de altos vuelos en el equivalente animado de Las Vegas.

¿Qué lleva una elefanta para cantar a Aretha Franklin sobre el escenario? Según las hermanas Mulleavy, una capa de chitón azul brillante y un vestido blanco con volantes que “parece flotar”. “Queríamos que fuese como una fantasía de cuento de hadas. Cubierta de cristales y plisados en los extremos, la capa tenía que crear una ondulación en el color, como un cielo nocturno, mientras el vestido, de chitón iriscente, flota como la vía láctea”, explica el dúo. Están acostumbradas a crear tales proezas sartoriales a golpe de tela e hilo, pero no de píxel. “Fue más complicado de lo que creíamos. Fue un verdadero reto conseguir cada detalle digitalmente con diseños tan complicados. Cuando se diseña para una película, los personajes y la historia son lo primero, la ropa sirve para apoyar y contar la historia. Nuestro diseño refleja las necesidades de la historia y el recorrido de los personajes”.

“Cada personaje tiene un look muy particular que decidimos subrayar desde el principio”, explican Laura y Kate Mulleavy. En la foto, el look que las diseñadoras idearon para la actuación de Rosita, a quien pone voz Reese Witherspoon. | Photo Credit: Illumination Enter

Chris Meledandri, fundador y presidente ejecutivo de Illumination, cree que la clave de Canta son los personajes, porque “son cercanos e interesantes, pero también tienen defectos y, como todos nosotros, inseguridades, neurosis y aspiraciones”. ¿Con qué personaje os identificáis más? ¿Tenéis algún favorito?

Laura: Me encantan todos, en realidad. Mientras hacíamos la película, siguiendo sus viajes, descubrimos que todos tienen características y momentos particulares, dificultades que aparecen en su camino y que necesitan superar. Para cuando llegas a los últimos treinta minutos de la película, que es cuando tiene lugar la actuación y es donde nosotras contribuimos, te das cuenta de que es verdaderamente difícil quedarte con uno porque todas las actuaciones te hacen sentir algo, tocan una tecla. Llegados a este punto les adoras a todos. No podría elegir un favorito.

Kate: Yo diría que mi favorito… la verdad es que cambia cada vez que vea la película. Pero si tuviese que elegir uno probablemente sería Ash. Cada elemento de su outfit realmente capta el espíritu del personaje, quien es y el viaje que atraviesa. La describen como la gran estrella que embarca al resto en esta aventura, y realmente apoya al grupo. Su vestuario representa muy bien ese espíritu punk pero a la vez tiene algo romántico. Me encanta ese look.

"Para Ash, queríamos subrayar su sensibilidad punki roquera", comentan las creadoras del look que terminó por convertirse en el favorito de Kate. | D.R.

Cuando Meledandri os contactó para crear el vestuario de la película, ¿qué os atrajo del proyecto?

Laura: Todo empieza justo ahí, con Chris. Es una persona creativa y muy emocionante. Nos dimos cuenta desde el momento en el que entramos en las oficinas de Illumination que ahí había un grupo de gente dispuesta a hacer cosas increíbles e impactantes en el mundo de la animación. Después conocimos a Garth [Jennings], el director, que nos contó la historia de la película durante una hora. No había storyboards, ni guión, ni bocetos. Nada. Solo él narrando la historia, contándonos lo que iba a ocurrirle a su querido elenco de personajes. Kate y yo ya éramos fan de la primera entrega y sencillamente pensamos: “este equipo es increíble, vamos a pasarlo genial trabajando con ellos”. Firmamos al momento. Nadie ha hecho algo así antes, y es una oportunidad para abrir camino con una colaboración muy interesante dentro del mundo de la animación a través del diseño de vestuario y de personajes. Sabíamos que es algo que está a la vanguardia, y verlo salir a la luz tres años más tarde es incluso más emocionante.

¿Cómo fue el proceso de crear cada diseño? La capa de Meena, por ejemplo, llevó casi un año de trabajo…

Laura: Fue más complicado porque todo debe ser muy detallado. Construimos un traje mentalmente y lo trasladamos al papel, pero luego debe traducirse a la animación. Empezamos con el diseño teniendo en cuenta cómo reaccionan las telas, cómo se mueven. Nos quedamos asombradas viendo lo que podían hacer los ilustradores a la hora de plasmar los trajes en la pantalla con tantos detalles. Cada traje tiene una textura y detalles diferentes. Tanto si era látex, lamé, plisado, cristales, lentejuelas, perlas bordadas a mano o redes, creamos el mundo de la ópera espacial mediante detalles. Con Rodarte hemos trabajado así durante muchos años: tiñendo a mano, envejeciendo, plisando telas o cosiendo perlas. Repasamos varios modelos que habíamos diseñado en el pasado para inspirarnos. Nuestra idea era trasladar modelos hechos a mano al mundo de la animación manteniendo siempre la integridad de su construcción. Quizá habría sido más fácil hacer los trajes físicamente porque fue un auténtico reto conseguir cada detalle digitalmente con trajes tan complicados.

"Dedicamos mucho tiempo al traje que lleva Meena por la cantidad de detalles y la ligereza de la tela que queríamos obtener. Costó muchísimo animar su vestido y su capa”, cuentan las hermanas Mulleavy. | D.R.

Hablamos, al fin y al cabo, de ropa virtual, algo de lo que se está hablando mucho estos días. ¿Creeis que lo digital, el Metaverso y los NFT son el futuro de la moda, una oportunidad de negocio o un fenómeno pasajero?

Laura: Creo que el diseño en la escena animada es lo que va a pasar. El virtual es un nuevo mundo que se puede crear, vivir y experimentar. Por naturaleza, el ser humano adora crear y fantasear. Lo que nosotras hemos hecho aquí ha sido crear el vestuario de una película animada; es ropa que existe pero no existe. Y ese es un concepto muy interesante al que darle vueltas. Estamos haciendo algo que es duradero pero a la vez no tiene una cualidad tangible. Y eso no lo hace menos real. En ese sentido, creo que es una herramienta muy poderosa, y a lo que hemos contribuido es realmente algo pionero para nosotras. Estamos en un momento en el que se esperan cambios en el mundo de la animación y se van a poner sobre la mesa las posibilidades de la alta moda y el efecto que puede tener en esta esfera. Esta ha sido una primera vez y creo que es emocionante que hayamos podido participar.

Kate: La moda es siempre un reflejo de los tiempos que vivimos y creo que nuestro trabajo como diseñadores también es pensar hacia donde vamos. Hoy la gente vive virtualmente. Puedes tener muchas vidas, ya sean tangibles en tiempo real o en un universo digital. Es natural que la moda se extienda a esos espacios, igual que lo hace más allá de la pasarela. La gente en la industria de la moda está obsesionada con las colecciones de pasarela, pero cuando lo piensas y tomas distancia de la moda y lo enfocas desde un punto de vista más histórico –la revolución de los años 60, la forma en la que entiendes el Renacimiento a través de un cuadro, o el hecho de que fuese un hombre quien se libró del corsé– no gira necesariamente en torno a estas colecciones. Para mi la moda es parte de un discurso más amplio en términos de cómo nos vemos a nosotros mismos como individuos y en una comunidad. Y precisamente porque estamos en un momento en el que la tecnología avanza a toda mecha, creo que vamos a ver más y más de todo esto. Y es emocionante. Miro la calidad de los detalles que hay en los diseños de Canta 2 y están al nivel del que hay en las piezas que podemos sacar de nuestros archivos. Es un testimonio de creatividad que hay hoy en día. Y de la capacidad de Greg y Chris de traer diferentes disciplinas a la conversación y hacer que todo confluya.