Maisy y Finnegan Biden, las nietas de Joe Biden, se hacen fotos en La Granja. | Jesus Briones / GTRES

Las nietas de Joe Biden y sus looks Gen Z que se han convertido en virales

Las nietas de Jill Biden, que han acompañado a sus abuelos a la cumbre de la OTAN en Madrid, son ya dos de los rostros más populares de la comitiva. 

Clara Hernández

Se llaman Maisy y Finnegan Biden, tienen 21 y 22 años respectivamente, son nietas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y se han convertido en dos de los rostros más populares de la comitiva que acompaña a los mandatarios que participan en la cumbre de la OTAN en Madrid y a sus esposas desde que el domingo aterrizaron en la capital española.

 Maisy Biden, cogida a la mano de su abuelo, Joe Biden, junto a Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, en el Museo del Prado en Madrid.  | Sergio R Moreno / GTRES

¿La razón? Seguro que a cualquiera que haya seguido mínimamente la actualidad gráfica de la cumbre le habrán llamado la atención dos jóvenes con looks casual -una con pelo bob y flequillo rubio platino, Maisy; otra, con melena rubia larga y ondulada, Finnegan- que han asistido invariablemente a cada una de las visitas programadas para las primeras damas de los países miembros de la OTAN, y que este miércoles visitaban el Museo del Prado, una de ellas cogida de la mano de su abuelo, Joe Biden (luego compartía en su Instagram las obras que más le habían impresionado, como un busto de Pedro García, una obra de la 'Serie negro y rojo' de Joan Miró o 'Los pájaros rojos' de Max Ernst). 

Días antes las ya apodadas 'nietísimas' disfrutaban haciéndose selfies y fotografías ante una de las fuentes del Palacio de la La Granja o yendo de 'shopping' por la calle Fuencarral de Madrid, donde Maisie Biden cayó rendida ante un polo oversize a rayas de Nude Project, manifestando su gusto por la moda más urbana y 'ungered'.

Además de su inesperada presencia en la cumbre, sus looks, que han sido analizados al milímetro, figuran como otra de las razones por las que la prensa no deja de retratarlas en sus paseos y las redes (donde algunos han criticado su "innecesaria asistencia" a algunos actos, e incluso algunos de sus estilismos) no pierden detalle de sus actividades. 

Porque Maisy y Finnegan han dado prueba de un estilo Gen Z, fresco y casual,  que no impidió, por ejemplo, que la primera luciera sudadera de chándal (en color gris) y pantalones jogger a juego, acompañado por alpargatas cerradas y planas, para una de las citas de su abuela con la reina Letizia, esta última deslumbrante con traje pantalón en color blanco. La reunión tenía previsto celebrar una recepción con refugiados ucranianos.

Jill Biden (izda.), la reina Letizia (centro) y Maisy Biden (dcha.) en la visita a refugiados ucranianos en Madrid. | Chema Clares / GTRES

La moda española también ha estado presente en sus outfits, y mientras Finnegan, apasionada de los vestidos veraniegos midi, lucía en Segovia un modelo de tirantes anchos y volantes, con elástico de nido de abeja y estampado de lunares de Zara que todavía está disponible en la web de Inditex por un precio de 39,95 euros (en la foto que encabeza este artículos), ambas han optado en varias ocasiones por lucir alpargatas después de visitar la tienda en Madrid de Castañer, una de las marcas favoritas de la reina Letizia, quien se la recomendó para comprar este calzado. 

Vestido de Zara con lunares que lució Finnegan Biden. | Zara

Su visita al Museo del Prado este miércoles, sin embargo, ha sido la ocasión que las nietas de Biden han elegido para desplegar sofisticación (¿tal vez animadas por las críticas en las redes?). Maisy, de quien ha trascendido, además de su afición a TikTok -allí cuenta con 170.000 seguidores- y su amistad con Sasha Obama, que estudia Bellas Artes, ha brillado con un elegancia blanca y trendy con blazer XL y falda larga de vuelo y satinada en el mismo color, pura inspiración para una novia moderna. El contrapunto venía dado por unos botines tipo Dr. Martens negros.

Las nietas de Joe Biden en el Museo del Prado junto a su abuelo, Pedro Sánchez y Begoña Gómez. | Sergio R Moreno / GTRES

Mientras, su hermana mayor ha optado por un vestido largo floreado en color azul  con volantes transversales, y sandalias de tacón alto.

Además de esta visita, las jóvenes, que se encuentran alojadas en el Hotel InterContinental del Paseo de la Castellana de Madrid junto a sus abuelos (en su pasillo de lámparas de araña han grabado algún TikTok) han disfrutado de una comida preparada por el chef José Andrés en el restaurante El Qüenco de Pepa y de otra en el restaurante NuBel del Museo Reina Sofía.