Campaña de Adolfo Domínguez 2020, "piensa, luego compra". | A. D.

El truco infalible para comprar en rebajas de Adolfo Domínguez, que esconden sus probadores

Se acercan los últimos días de las rebajas de verano. Si ya estás pensando en qué meter en tu maleta de vacaciones y te refugias de la ola calor en las tiendas, quizás necesites leer esto que nos recuerdan los probadores de Adolfo Domínguez.

CLAUDIA PREYSLER

Se acercan los últimos días de las rebajas de verano y muchos cuentan las horas que les quedan en la oficina. Si ya estás pensando en qué meter en tu maleta de vacaciones y te refugias de la ola calor en tiendas, buscando los mejores descuentos de las segundas rebajas de julio, quizás necesites leer esto que nos recuerdan los probadores de Adolfo Domínguez.

El diseñador gallego, que lanzó su primera línea de ropa en 1985, siempre ha estado muy concienciado con el respeto del medioambiente y ha integrado esta preocupación en su trabajo. Fue uno de los primeros modistos en usar tejidos sostenibles y siempre abogó por un armario de prendas básicas, que celebraran la feminidad de la mujer y, sobre todo, tan atemporales que pudieran llevarse años después de comprarlas o incluso legar de padres a hijos.

-Rebajas Adolfo Dominguez: 4 vestidos para invitadas que mejor sientan a los 50 años

En 2020, Adolfo Domínguez lanzó una revolucionaria campaña con un lema que nos siguen recordando hoy en los espejos de sus probadores: Piensa si te queda bien. Piensa si es tu estilo. Piensa si te durará. Piensa si lo necesitas. Piensa. Luego compra.

Puede que ya hayas pecado por exceso en estas rebajas, pero, aparte de repasar si tus compras son necesarias y, de no serlo, comprobar si aún puedes devolverlas, pensar en este manifiesto antes de hacer las siguientes, es un truco infalible para comprar mucho mejor y con más cabeza. ¿Sabías que los españoles tiramos entre 12 y 14 kilos de ropa al año y compramos 34 prendas nuevas de media? Quizás recordar estos datos te ayude a pensártelo dos veces cada vez que un descuento irresistible quiera confundir el impulso con la necesidad.

Como recuerda Marta D. Riezu en su ensayo ‘La moda justa’ (Anagrama) cuidar las cosas es subversivo. La escritora y periodista apuntaba que se necesitan 10 años usando una prenda para revertir el impacto medioambiental que genera y, a lo largo de su libro hacía algunas propuestas muy sensatas (y nada condenatorias: ella misma reconoció haber consumido desenfrenadamente mucho tiempo) sobre cómo elegir lo que compramos con sentido común. Si hay una con la que nos quedamos es que tener poco dinero no es excusa para comprar peor (y más barato), sino una razón para pensarse mejor a qué destinamos el dinero.

También lo resumía muy bien este vídeo de la campaña de Adolfo Domínguez, que nos invita a estrenar menos y repetir más:

Repite la ropa que te gusta. Repite la ropa que te sienta bien. Repite a pesar de todos los que dicen que no hay que repetir. Repite porque repetir más veces lo que mejor te queda, es de sentido común. Repite para liberar espacio en tu armario, en tu cabeza, en el planeta… Hay quien piensa que repetir es no tener estilo, en realidad, repetir es la mejor forma de encontrar el tuyo.

Pues eso. Estas rebajas y siempre: piensa, luego compra.