Valentina Valdinoci / IMAXTREE

Querida, si sigues estos pasos acabarás (por fin) con tu pelo graso

Ponemos solución a uno de los problemas de belleza más habituales en hombres y mujeres.

IRATXE PLAZA

No hay mujer que no sepa lo complicado que es lidiar con un cabello graso, ese que se ensucia casi con mirarlo y que te obliga, aunque no es lo recomendado, a lavarlo a diario. Solo ellas han perdido la cuenta del número de tratamientos, productos, remedios o trucos virales que han probado y no han surgido efecto. El motivo es sencillo: el pelo graso surge de forma natural. Es decir, sucede cuando los aceites naturales del cuero cabelludo y otros residuos se acumulan en exceso a lo largo del tiempo. Entre un lavado y el siguiente hay muchas partículas que se quedan atrapadas en tu cabello: restos de contaminación, escamas del cuero cabelludo, suciedad, grasa… Esto es lo que causa el aspecto y la sensación de una melena sucia. 

Independientemente del tipo de cabello que tengamos (grueso, fino, liso o rizado), todas estamos expuestas a las condiciones medioambientales y tenemos un cuero cabelludo que produce grasa. La diferencia es que, en las personas con pelo fino, la grasa se acumula mucho más fácilmente que en los cabellos gruesos o rizados, por ejemplo.

Rita Ora posando en la Semana de la moda de Alta Costura, de París (F22). | Valentina Valdinoci / IMAXTREE

Trucos para lidiar con el pelo graso

Si te has visto en este espiral de pelo sucio del que no puedes salir, el equipo de Pantene nos da una serie de consejos para paliar este problema capilar.

1. Busca la opción más ligera

La base de cualquier buena rutina de cuidados capilares es un sistema de lavado que se adapte a ti y a tu tipo de cabello. El champú para cabello graso que estás utilizando podría no ser el adecuado. Se podría decir incluso que cualquier champú es bueno para el pelo graso, ya que el objetivo común es limpiar. El champú separa la suciedad y la grasa unidas a cada cabello, por lo que elimina el 99 % de los residuos en el cuero cabelludo para conseguir una melena limpia y brillante.

Pero el champú para pelo graso, o para cabellos que se ensucian con facilidad, debe ser ligero y no dejar esa temida sensación de apelmazamiento después de cada lavado

En lugar de un champú que combine dos o más beneficios, como limpieza y volumen, busca fórmulas transparentes. Estas fórmulas, por lo general, contienen una gran cantidad de tensioactivos de limpieza que eliminan el exceso de grasa sin añadir ingredientes pesados que tu pelo no necesita.

Y atención, el cabello muy fino necesita una fórmula ultraligera que elimina la suciedad y las impurezas del cuero cabelludo de forma profunda pero siempre con la máxima suavidad. 

2. Cuidado al elegir el acondicionador

Cada acondicionador funciona para un tipo de pelo, así que tienes que encontrar el que mantenga tu melena hidratada y suave. La misión principal es encontrar un acondicionador que se adapte a las necesidades de tu pelo.

Los acondicionadores normales y las mascarillas densas pueden parecer una buena idea por su gran poder de acción, pero cuando tu cabello es propenso a ensuciarse rápidamente, desequilibran la hidratación del pelo. Por eso debes buscar opciones más ligeras, como un aceite seco, suave y liso con aceite de argán, que te ayudará a conseguir un pelo con mucho movimiento e hidratado.

Utilízalo cada vez que apliques calor en tu pelo, ya sea con el secador, con la plancha, o el rizador. Así, tu cabello quedará suave, hidratado y sin apelmazar.

3. Cuidado con los lavados

Si tu agenda te lo permite, lo idóneo es tomarte un descanso de unos días entre lavados, estimularás al cuero cabelludo para que produzca menos grasa y así eliminarás la necesidad de lavarlo tan a menudo.

"Si tu pelo se ensucia con facilidad, intenta utilizar un champú clásico o purificante".

4. ¡Cuidado con los productos de peinado!

Es importante que después de lavarte el pelo lo peines con los productos correctos. Para el cabello que se engrasa muy rápido, es esencial que cambies aceites y cremas de peinado por productos que sean ultraligeros. El cabello seco y deshidratado absorbe los productos más densos como si nada, pero si se utilizan en pelo fino con tendencia grasa, se produce una sensación de suciedad en muy poco tiempo. 

5. El champú en seco, todo un enemigo

Sabemos que es el producto milagro sí, es un recurso muy socorrido, pero si tienes el pelo graso deberías limitarlo a ocasiones contadas, en las que no te quede más remedio. “No debemos abusar de él para mantener el cabello con apariencia limpia durante más días, ya que se podrá acumular más suciedad en el mismo e irritar el cuero cabelludo".

6. El exfoliante, tu gran aliado

Lo idóneo es usarlo una vez en semana. Su función es la de eliminar aquellos restos que no se hayan ido tras los lavados habituales, ayudando a mantener el cuero cabelludo sin residuos.

7. La alimentación, otro punto clave

No siempre detectamos la estrechísima relación entre el estado de nuestro cabello y la alimentación, pero es un aspecto clave. “Es esencial llevar una dieta sana y equilibrada que contribuya a que la salud de nuestro pelo mejore, evitando, en la medida de lo posible, los alimentos ultraprocesados, el alcohol o los azúcares refinados y aumentando el consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales".

Siete trucos que debes seguir si quieres poner punto y final a tu melena grasa, además te facilitamos ocho productos que te ayudarán con el proceso.

Woman participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Woman recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Woman puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.