GTRES

La reina Letizia recicla su look fetiche del confinamiento y apuesta por la raya diplomática

Fue su estilsmo en clave 'working' más utilizado durante las videoconferencias.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Doña Letizia acaba la semana con una mañana de lo más ajetreada, pues ha recibido en audiencia en el Palacio de La Zarzuela a dos asociaciones. En la primera de ellas, con motivo del 'Día Mundial en Memoria de las Víctimas por Accidente de Tráfico', a las Asociaciones involucradas con las víctimas de los accidentes de tráfico, y en la segunda, a una representación de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), que trabaja, desde el origen, para prevenir y erradicar la explotación sexual y la trata de seres humanos.

Para la ocasión, la reina ha recuperado un dos piezas azul marino de raya diplomática de Giorgio Armani, que fue uno de sus trajes fetiche para sus videollamadas de trabajo durante el confinamiento, y que en esta ocasión ha combinado con un top negro y con unos salones del mismo tono. 

La reina Letizia recibe a la Asociación de Víctimas de accidentes de tráfico | GTRES

La reina Letizia ya lució este look tanto a mediados como a comienzos del confinamiento, -parece que ha pasado una eternidad, ¿verdad?-, aunque entonces llevó dicho traje con una camiseta blanca y unos mocasines, a diferencia de en esta ocasión, en la que le ha dado un punto más elegante eligiendo unos tacones y el negro como color principal.

En cualquier caso, parece que la reina tiene claro que las camisetas lisas con su comodín a la hora de escoger pareja de baile para las americanas y los trajes, puesto que suele ser su elección a la hora de combinar todas las piezas de estilo 'working' de su armario. 

Con esto la monarca cierra una semana muy especial en la que, después de casi dos años, la hemos vuelto a ver celebrando una cena de gala, en esta ocasión en honor al Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella. Para la ocasión, doña Letizia escogió un vestido largo negro de tirantes y escote corazón de Giorgio Armani. La pieza, de talle ligeramente ajustado, presentaba un corpiño que estilizaba y realzaba la figura, con falda acampanada con mucha caída.

Letizia además, decidió acompañar este traje con una exquisita combinación de joyas: una pulsera, un collar y la mítica tiara rusa, una de las preferidas por su decoración floral firmada por Cartier y que rescató del joyero real en 2018. Se trata de una espectacular pieza realizada en platino, perlas y diamantes formando lágrimas invertidas. Todas ellas son piezas de diamante que encajan a la perfección con el negro azabache del vestido.

Para completar el look, la reina optó por un elegante moño bajo y el sencillo maquillaje al que nos tiene acostumbradas.