Ana de Armas con traje de Louis Vuitton en Berlín. | Monika Skolimowska / GTRES

La lección maestra de Ana de Armas para llevar un traje de tres piezas

La premiére de El agente invisible en Berlín ha vuelto a demostrar lo bien que se desenvuelve la actriz de origen cubano sobre las alfombras rojas. 

María Aguirre Álvarez

Continúa el tour de Ana de Armas por todo el mundo para promocionar el que promete ser el próximo gran éxito de Netflix. La plataforma ha puesto muchas esperanzas (y 200 millones de dólares) en El agente invisible, la película de los hermanos Russo que está a punto de estrenarse con la actriz de origen cubano como principal protagonista junto a otras dos superestrellas de Hollywood: Ryan Gosling y Chris Evans. 

Los tres arrancaron esta particular gira de pemiéres hace unos días en Los Ángeles, próximamente visitarán Londres y ahora han llegado hasta Berlín para hacer lo propio. Y, a diferencia de lo que ocurrió la semana pasada cuando la que se diera a conocer en la serie El internado apareció ante el photocall con un vestido metalizado de original falda con motivos geométricos junto a sus compañeros de reparto que portaban sendos trajes en verde y negro respectivamente, esta vez ha sido ella quien ha querido probar suerte con la sastrería.  

Ana de Armas, Ryan Gosling y Chris Evans en el estreno de The Gray Man en Berlín
Ana de Armas, Ryan Gosling y Chris Evans en el estreno de The Gray Man en Berlín. | Monika Skolimowska / GTRES

La acertada decisión de Ana de Armas ha sido cambiar completamente de registro y enfundarse en un conjunto de tres piezas que la sentaba como un guante. El principal motivo por el que resultaba tan favorecedor es que se trata de un diseño customizado para la ocasión por Nicolas Ghesquiére, director creativo de Louis Vuitton.

El equipo del sello francés ha dado en el centro de la diana con este elegante traje formado por un pantalón recto de talle alto, una blazer larga y un clásico chaleco, todo en un elegante color azul noche que combinaba a la perfección con las sandalias de tacón plateadas que ha lucido en sus pies y las joyas de la diseñadora Anita Ko.

Samantha McMillen –su estilista de cabecera en los últimos tiempos, la misma que está detrás de la imagen de otros nombres propios de la industria del cine como Elle Fanning, Brie Larson o Kate Bosworth, entre otras– ha sido la artífice de este look en el que nada podía irle mejor que el peinado con el que lo ha coronado, una coleta desenfadada con raya a un lado que cargaba la melena de volumen y dejaba los mechones delanteros sueltos enmarcando el rostro. 

El maquillaje, a cargo de Mélanie Inglessis, ponía el énfasis en los labios rojos y una mirada engrandecida a base de eyeliner y máscara de pestañas.