Jennifer Lopez, fotografiada a su llegada a los MTV Awards en Santa Mónica (EE UU). | Everett / GTRES

Jennifer Lopez cuenta cómo un ataque de pánico cambió su forma de ver la vida

"Pensé que era invencible", ha desvelado la artista después de recordar los tiempos en los que dormía entre 3 y 5 horas diarias para poder llegar a todo. 

Julia García

Todo el mundo coincide en que Jennifer Lopez está mejor con 52 años que con 20 y eso es algo que no es casualidad. El motivo por el que se encuentra en su plenitud es bien sencillo, ahora se cuida y se preocupa por su bienestar, algo que entonces no hacía tal y como ella misma acaba de desvelar en la última newsletter que ha enviado a sus fans. 

"Hubo un tiempo en mi vida en el que solía dormir de 3 a 5 horas por noche. Estaba en el set de rodaje todo el día y en el estudio toda la noche y haciendo viajes y grabando videos los fines de semana", dice en el texto la artista sobre esta época en la que enlazó el éxito de la película Selena con su triunfo en la música gracias a canciones, mejor dicho auténticos hits como Don't cost a thing.

Recuerda JLO como "tenía veintitantos años y pensaba que era invencible" hasta que un día sufrió un episodio de ansiedad causado por el agotamiento: "estaba sentada en un tráiler, y todo el trabajo y el estrés que traía consigo, junto con la falta de sueño para recuperarme mentalmente, me afectaron. Pasé de sentirme totalmente normal a pensar en lo que tenía que hacer ese día y de repente sentí que no podía moverme", explica. 

"Estaba completamente congelada. No podía ver con claridad", rememora la cantante, actriz y productora sobre este suceso desconocido para ella en aquel momento porque no sabía que le estaba pasando y todo lo que iba sintiendo no hizo más que hacer que se sintiera asustada y con miedo. "Ahora sé que fue un ataque de pánico clásico provocado por el agotamiento, pero nunca había escuchado el término en ese momento", puntualizó. 

Nuevo estilo de vida

El ataque de pánico tuvo como consecuencia directa que Jennifer Lopez decidiera que había llegado el momento de cambiar. "Mi guardaespaldas en el set entró, me recogió y me llevó al médico. Cuando llegué, al menos podía hablar de nuevo y estaba tan aterrorizada que pensé que estaba perdiendo la cabeza. Le pregunté al médico si me estaba volviendo loca. Me dijo: 'No, no estás loca. Necesitas dormir... duerme de 7 a 9 horas por noche, no bebas cafeína y asegúrate de dormir bien y de entrenar si vas a hacer tanto trabajo", cuenta la estrella sobre por qué transformó entonces la forma en que ve su salud.

Empezó a priorizar el sentirse bien por encima de su trabajo porque hasta ese momento "Dejé que mis propias necesidades de cuidado personal desaparecieran por completo", reconoce. "Me di cuenta de lo graves que podrían ser las consecuencias de ignorar lo que mi cuerpo y mi mente necesitaban para estar saludables, y ahí fue donde comenzó mi viaje hacia el bienestar", agregó.