Crackers de belleza para regalar en el amigo invisible. | D. R.

Beauty crackers: el regalo para triunfar con tu amigo invisible

Son asequibles, tienen un diseño ideal y gustan tanto que son un acierto seguro para sorprender a cualquiera. Te mostramos los más deseados.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Con los crackers pasa como con los calendarios de Adviento. Parece que no existían hasta que empezaron a llenarse de sorpresas beauty… Hoy, se han convertido en un perfecto regalo para el amigo invisible. Suelen costar entre 7 y 20 euros; su packaging no puede ser más navideño y son perfectos para sorprender a alguien que no conoces mucho, como una nueva compañera de trabajo, la tía de tu chico o la profe de tu hijo. 

Sin embargo, la historia de estos envases con forma de caramelo se remonta al siglo XIX. Su creador fue el londinense Tom Smith, quien, tras un viaje a Francia, llevó a su país la idea de vender dulces envueltos en un papel. Poco después, en 1847, al ver que sus caramelos y bombones no triunfaban, la idea evolucionó y dio origen a los crackers. Su marca, que sigue en pie, continúa siendo proveedora de la Familia Real Británica.

Estos envoltorios, que suenan como una pequeña explosión al abrirse –los clásicos incluyen una tira de pólvora -, se convirtieron pronto en parte indispensable de las mesas de Navidad británicas que se expandió por la Commonwealth (Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Irlanda…) ¡El año pasado, solo en Reino Unido se vendieron más de 150 millones de estos crackers! La tradición manda que se abra con el comensal que se sienta al lado, tirando cada uno de un extremo para que se oiga bien fuerte su característico sonido. Aunque, según cada familia, esto se hace antes o después de comerse el pavo…  

- Las personas que ponen el árbol de Navidad pronto son más felices, según la ciencia

- Así son los nuevos anuncios de la Lotería de Navidad con los que se te volverá a caer una lagrimita

Por tanto, si este año no habéis organizado amigo invisible, los crackers con sorpresas cosméticas también son una buena idea para decorar la mesa de Nochebuena o Nochevieja y que así todo el mundo tenga un regalito. O, por qué no, un gran detalle –más allá de la típica botella de vino- si te invitan a cenar a casa de tu familia política o de algún amigo. Además, a pesar de que en algunos países como Escocia están denunciando que suponen un gran desperdicio de plástico (el envoltorio es tipo celofán), los crackers beauty son generalmente de cartón. Y, por supuesto, no llevan pólvora. Por tanto, se pueden reconvertir en adorno de tu árbol de Navidad.