Sara Carbonero con vestido de canalé de la colección de Slow Love y Cortefiel. | D.R.

Vestido hippie + botas country + chaqueta de punto: la trilogía rural urbana de Sara Carbonero

Ideal.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Es cierto que Sara Carbonero nunca da puntadas sin hilo y en esta ocasión lo ha vuelto a demostrar. Fiel a su estilo desde el día que su nombre fue sinónimo de 'trendsetter', la periodista siempre ha hecho gala de un gusto exquisito por el 'country hippie chic'. Lo sabemos, tres palabras que así de primera no te dicen mucho, pero que definen de manera maravillosa y concisa el estilo del que se ha erigido embajadora la mujer de Iker Casillas. 

En un inicio de año muy duro para ellos por cuestiones de salud (la periodista estuvo ingresada unos días para someterse a unas revisiones), ahora la pareja ha salido a comer con su amiga Isabel Jiménez y ambas han demostrado que a elegancia cosmopolita no les gana nadie. 

Sara Carbonero ha lucido para la ocasión un vestido de estampado étnico con escote en pico y bajo asimétrico que ha combinado con unas botas altas country, un bolso de piel marrón, una chaqueta de punta XL y una bufanda XXL en color verde. 

La periodista vuelve a demostrar su gran gusto a la hora de vestir. | Sergio Gil / GTRES

Por su parte, Isabel Jiménez ha preferido decantarse por un estilismo un tanto más clásico que consta de mono cruzado azul marino, zapatos nude con cordones cruzados, abrigo de corte masculino y efecto batín, pañuelo a modo de mascarilla y un precioso bolso de Yves Saint Laurent. Para ser precisas, se trata del modelo 'Loulou' medium de piel acolchada con cadena metálica y pespuntes acolchados. 

La presentadora de informativos es una gran amante de los bolsos 'high class'. | Sergio Gil / GTRES

Un bolso que es uno de los míticos de la firma francesa y que se encuentra disponible en su página web. Una salida muy especial ya que ha supuesto la primera vez que vemos juntas a Isabel y a Sara después de la salida de esta última del hospital. 

En caso de que te estés preguntando cuál de los looks nos gusta más (que sabemos que ronda por tu mente), te diremos que los dos nos encantan porque son opuestos entre sí pero tremendamente ponibles.