Ponentes de la tercera jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW). De izquierda a derecha: la presentadora, Clara Sánchez-Castro; Joana Amat, Mercé Conesa, Pere Navarro, Blanca Sorigué y Sonia Corrochano. | @zonafrancabarcelona / INSTAGRAM

Tercera jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW): así va a ser el futuro en femenino

Hoy se ha celebrado la tercera y última jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW), y esto es todo lo que hemos aprendido de mujeres ejemplo que marcan el camino para eliminar brechas y seguir avanzando.

CARLOS A. MENDÍA

Sin igualdad, diversidad e inclusión, es decir, sin una mayor presencia del talento femenino en la economía, será imposible lograr un crecimiento sostenible que cuide de las personas y del planeta. Un talento que, para generar cambio, debe estar en los centros de decisión aportando sensibilidad social y perspectiva de género.

El diseño de ese futuro en femenino centró la tercera y última jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW), organizada por el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y la Fundación Incyde, con la implicación de la revista Woman como patrocinador.

- Primera jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW): no habrá igualdad sin liderazgo femenino y sin mujeres en la tecnología

- Segunda jornada de la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW): el valor de ser pioneras y el reto de no dar un paso atrás

No puede haber inclusión ni, por tanto, progreso sin antes eliminar barreras. Sobre ello se habló en la primera mesa redonda del día, moderada por Montserrat Pallarés, de la Federación de Entidades de Personas con Discapacidad Física y Orgánica. Las mujeres discapacitadas, como señaló Jesús Fernández, de la Fundación ONCE, son doblemente discriminadas y habitualmente deben soportar un paternalismo que poco tiene que ver con la verdadera integración. “Sin embargo, han entrenado la resiliencia y la superación personal, cualidades muy útiles para cualquier empresa”.

Las políticas públicas son el mejor instrumento para impulsar esa mayor participación de los grupos más desfavorecidos. Así lo expuso Lluïsa Moret, presidenta del Área de Cohesión Social de la Diputación de Barcelona, que animó a crear más redes sociales de soporte a las mujeres que se enfrentan a obstáculos físicos o culturales. El doctor y profesor Miguel Lorente puso el foco especialmente en las barreras ideológicas: “No habrá un verdadero cambio social sin cambiar la cultura de la desigualdad y la jerarquización por el compromiso y la solidaridad”.

De izquierda a derecha: Joana Amat, Mercé Conesa, Blanca Sorigué y Sonia Corrochano.  | @zonafrancabarcelona / INSTAGRAM

Pero ¿cómo traducir esos propósitos en soluciones prácticas? Begoña Lasagabaster, delegada de la entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género, apuntó cuatro territorios para el cambio: una mayor participación de la mujer en política; luchar contra los estereotipos a través de referentes femeninos; apoyar la conciliación compartida, y eliminar las brechas laborales. Son propuestas que, según Magdalena Valerio, exministra de Trabajo, hay que traducir en leyes: “La pobreza tiene cara de mujer —comentó—. La mayoría de las mujeres ganan menos, cobran pensiones más bajas, sufren más el desempleo y los contratos temporales. Eso se cambia con iniciativas políticas. Por ejemplo, equiparando la baja por maternidad y paternidad, u obligando a que también las pymes incorporen planes de igualdad”.

La empresa, por tanto, es un entorno esencial para el cambio, como se expuso en la segunda mesa de debate, presentada por Pere Buhígas, director de RTVE Cataluña. Las cualidades consideradas más femeninas (empatía, planificación, asunción de riesgos…) son esenciales para que los negocios se adapten a un mercado en constante transformación. María Peña, consejera delegada del ICEX, aseguró que mejorar la competitividad pasa por asumir la sostenibilidad como valor esencial de crecimiento, “y ese es un valor especialmente sensible para las mujeres”.

De izquierda a derecha y de arriba abajo en el panel de vídeo: Magdalena Valerio, Jesús Hernández, Miguel Lorente y Begoña Lasagabaster.  | @zonafrancabarcelona / INSTAGRAM

Inmaculada Riera, directora general de la Cámara de Comercio de España, y Clara Arpa, del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para España, apuntaron la necesidad de apoyar a las pymes para que incorporen a la cultura de empresa los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, entre ellos el empoderamiento femenino. “Los consumidores ya exigen que los productores cumplan con esos objetivos. De modo que la igualdad y la diversidad no solo son más productivas sino que también son una demanda social de la que dependen los negocios”, concluyó Jorge Brown, de la Fundación Advanced Leadership. Todos los ponentes en estas tres jornadas de debate subrayaron la necesidad de contar con ejemplos transformadores, exponentes de la capacidad del talento femenino. Joana Amat, presidenta de la Fundació Internacional de la Dona Emprenedora (Fidem), reunió en la última mesa de debate del BWAW a cuatro mujeres referentes en el mundo de las grandes compañías. Cada una de ellas aportó las claves que las han conducido a su éxito profesional:

- Mercé Conesa, presidenta del Port de Barcelona: “Además de la capacidad técnica que se nos supone, creo que una mujer directiva debe ganarse la autoridad y el respeto sabiendo escuchar, eliminando las ideas preconcebidas y demostrando flexibilidad”.

- Blanca Sorigué, directora general del CZFB: “Hay que transformar las dificultades en posibilidades. Eliminar los prejuicios de género que te puedan bloquear. Que en el entorno familiar crean en ti. Y que te acepte el equipo con el que trabajas”.

- Sonia Corrochano, directora general del aeropuerto de Barcelona: “Ante todo debes tener la capacidad para asumir esas responsabilidades, pero también hay que contar con hombres que crean en ti, porque en la mayoría de los casos siguen siendo ellos los que toman las decisiones. Es imprescindible hacer de los hombres nuestros aliados”.

- Esther Mateo, directiva de ADIF: “El primer paso es no creer en los estereotipos. Eso me llevó a estudiar ingeniería. Y el segundo es estar dispuesta a desafiar esa frase que he escuchado muchas veces: ‘Es que aquí siempre se ha hecho así’. Por eso es tan importante otro enfoque, otro liderazgo˝.

Ejemplos como estos son los que marcan el camino.