Un hotel español en Manhattan

Bienvenidos al Grace, el primer Room Mate fuera de nuestras fronteras. Céntrico y sorprendente.

Saben dar a cada hotel un sello muy personal, divertido y único. Los hoteles Room Mate son casi como una familia –cada uno de ellos tienen un nombre propio– y ahora una de las ‘hijas’, Grace, ha sido la primera en salir de España para quedarse a vivir en Manhattan. Grace es un hotel que sorprende ya desde la entrada. Está muy, muy céntrico, como todos los de la cadena, pero aquí se acaban las coincidencias.
La recepción es impactante: a la izquierda, un gran quiosco de revistas para ponerte inmediatamente al día; al frente, una barra con vocación de bar en la que, además de atenderte y darte las llaves, se ofrece a cada cliente que escoja el contenido de su minibar a medida –te lo dan en una bolsita y tú mismo te la llevas–. ¿Más sorpresas? Desde la recepción ya se intuye la gran piscina cubierta en torno a la que giran las zonas comunes del hotel: el bar lounge, la zona de desayunos, un pequeño gimnasio equipado a la última, con sauna y baño turco... El Lounge está abierto las 24 horas y ofrece música con DJs en vivo cinco días a la semana. El desayuno –que en hoteles de Nueva York se acostumbra a pagar aparte y bastante caro– es aquí buffet... ¡y está incluido en el precio!
Las habitaciones no son demasiado grandes, pero están bien aprovechadas. El espacio bajo la cama, por ejemplo, está habilitado para dejar zapatos, maletas... y las mil compras que inundarán tu habitación. La decoración, vanguardista y con el uso del color bien dosificado, está muy lograda, como en todos los Room Mate, pero desde algunas habitaciones la vista es espectacular.
También tienen habitaciones con literas para cuatro personas, cada una con su televisión individual. Son perfectas si viajas en familia o con amigos, ¡pero hay que reservarlas con bastante antelación! Otra ventaja del Grace es que podrás ir andando a Times Square, al observatorio del Rockefeller Center, al MoMa...