Tailandia: un mundo de festivales

Si estás pensando visitar la mágica Tailandia, debes saber que en los meses de junio y julio se celebran dos festivales, el Phii Ta Khon y el Ashanka Puja, ambos relacionados con la religión budista. Sumérgete en esta rica cultura.

Susana Fernández

Tailandia es un país increíble dónde puedes disfrutar tanto de la vida salvaje de su jungla, como del caos de las ciudades o el relax de sus playas e islas. Tienes mil actividades: desde trekking y excursionismo hasta la experiencia de montar en elefante, hacer rafting con cañas de bambú por los ríos, shopping a precios más que asequibles, disfrutar del mar haciendo snorquel, encargar un masaje en la playa durante la puesta de sol… Sin duda, un gran abanico de actividades, como también de alojamientos: desde hoteles de lujo pasando por cabañas y resorts escondidos en recónditos lugares. Pero si quieres conocer más de esta rica cultura, prepara tu viaje en los meses de verano, pues los festivales son una parte esencial de la vida tailandesa y dos de los más importante se celebran en los meses de junio y julio. ¡Conócelos!

En junio tiene lugar el Festival Phii Ta Khon, que proviene de una antigua leyenda en la que el espíritu del Gran Buda se aparece al pueblo antes de volver a su lugar. Lo más llamativo reside en los vestidos tradicionales que se utilizan. Éstos reciben el nombre de Phi Ta Khon. Hay dos tipos: el más importante, Phi Ta Khon Yai, está hecho de bambú y su tejido imita la figura de un fantasma de unos dos metros de alto. Cada año solo un hombre y una mujer pueden vestirse de ellos. Por el contrario, el resto de los participantes llevan puesto el Phi Ta Khon Lek, confeccionado con hojas de coco y algunas partes de bambú.

Julio comienza con el Asanha Puja, día de luna llena, en la que los tailandeses conmemoran el primer sermón de Buda. Es el mejor momento para observar las enseñanzas budistas.También se celebra el Festival de las Velas, en la ciudad de Ubon Ratchathani, al nordeste de Tailandia. Desde antiguo, se realizan a mano velas de gran tamaño con muchos y pequeños detalles, que posteriormente se pasean por la ciudad en procesión. Las velas no están hechas de cera, sino que se realizan en madera o yeso, y posteriormente se cubren con cera. La tradición cuenta que eran un donativo a los monjes y las velas iluminaban los templos budistas y las casas parroquiales. En la actualidad se realiza un desfile por la ciudad de Ubon Ratchathani, donde cada vela representa un sitio, distrito o tema. En las más elaboradas se pueden ver escenas de las mitologías hindú y budista. El talle de las velas comienza a hacerse dos días antes del desfile, que termina en los templos para iluminar las imágenes de Buda.

Vuela... Con Thai Airways: desde 768 € a Bangkok.