Cuídate en vacaciones (pero de verdad)

Está comprobado que dormimos poco, comemos mal, bebemos más... y llegamos agotados al trabajo. ¡Pon remedio!

Susana Fernández

De forma totalmente paradójica, durante el verano se detectan aumentos de los niveles de estrés, ansiedad y de peso, lo que nos supone regresar al trabajo o a la rutina con nerviosismo y kilos de más. Necesitamos las vacaciones para descansar y reforzar la energía perdida durante el año laboral; y, a pesar de ello, en la mayoría de los casos hacemos todo lo contrario a lo que nuestro cuerpo necesita. Ahí van algunos consejos de lo que NO deberíamos hacer:


1 Cuidado con el aperitivo. Las vacaciones son una de las épocas más propensas para coger unos kilos, principalmente porque hay más tiempo para el ocio, que en España se dedica al característico aperitivo. El problema no es el hábito del tapeo sino la falta de una "disciplina" alimentaria en esta época.

2 No te olvides del gym. A pesar de tener más tiempo, nos olvidamos de nuestra rutina de ir al gimnasio dos o tres veces por semana.

3 Mucho ocio, poca cocina. En verano, salimos mucho y comemos o cenamos fuera. Existen una serie de ingredientes que tienen un grave impacto en nuestra salud y al mismo tiempo en nuestro envejecimiento. Carnes rojas, fritos y azúcares son solo alguno de los alimentos que están relacionados con problemas de corazón, diabetes y obesidad. Ten cuidado, no cometas demasiados excesos e incorpora a tu dieta de verano: zumos naturales, ensaladas, verduras al dente, setas, algas marinas y mucha agua.

4 Cuida tus horas y calidad de sueño. Otro de los errores que cometemos durante las vacaciones que nos hace envejecer es dormir poco y mal. Y es que dormimos menos horas de las que nuestro organismo necesita y en lugares menos recomendables. La melatonina, la hormona que nuestro cuerpo produce para controlar los tiempos de sueño y vigilia, se segrega cuando hay oscuridad. Sin embargo, en vacaciones aprovechamos el tiempo libre para descansar en la playa o la piscina, durmiendo de día, sin la oscuridad necesaria.

5 Sube el estrés, ¿cómo es posible? Mientras veraneamos o vamos de viaje somos más felices. Sin embargo, cuando el descanso termina, los niveles de felicidad descienden a gran velocidad. No obstante, en sus investigaciones, los científicos encontraron una excepción: cuando las vacaciones eran verdaderamente relajantes la felicidad de los veraneantes se prolongaba de manera sustancial tras la vuelta al trabajo. También existe lo que se llama "estrés vacacional": la pérdida de la cómoda rutina genera ansiedad y vacío y las vacaciones planeadas nos someten a imprevistos y horarios que alteran nuestro equilibrio emocional.

Por todo ello, SHA Wellness Clinic, la clínica de bienestar y estilo de vida saludable, propone aprovechar esta época del año para realizar una cura de salud que equilibre cuerpo y mente. Su equipo médico recomienda unas “vacaciones saludables” en las que se vigile la ingesta de calorías y de alimentos nocivos para la salud; apostando por la práctica de ejercicio al aire libre, la eliminación del estrés acumulado y el pleno descanso.

...Y para cuidarte de verdad, nada como la sección "Cuídate" que encuentras en la App de Woman para iOS y Android: pon en práctica alguno de nuestros sencillos consejos ¡y quítate un peso de encima! Estarás radiante estas vacaciones.