Cuida y libera tu espalda

Sobre ella cargamos todos los problemas que no queremos ver ni enseñar. Aprende a cuidarla de forma natural para que el bloqueo físico y mental no afecte a tu vida.

Helena Migueiz

Psicología ósea
Hay una correspondencia entre los puntos de dolor físico y nuestras dolencias emocionales. Apunta: "Usted puede sanar su vida", Ediciones Urano. Louise Hay):
Dolor cervical = Problemas de comunicación. La parte superior de la espalda, formada por las siete vértebras cervicales, se relaciona con la comunicación, con nuestro grado deapertura y flexibilidad frente a la vida y quienes nos rodean. Aflojar la rigidez de pensamiento y expresar lo que sentimos puede ahorrarnos problemas.
Dolor dorsal = Exceso de responsabilidad. El centro de la espalda, con sus 12 vértebras dorsales, es el reino emocional de la culpa y del estancamiento en el pasado. También es el punto débil de quienes sienten su vida como una carga por querer controlarlo todo y asumir responsabilidades que no les corresponden.
Dolor lumbar = Inseguridad y miedo. La parte inferior de la espalda, que comprende las cinco vértebras lumbares, el sacro y el cóccix, duele para evidenciar la existencia de inseguridades materiales y afectivas. El cóccix está vinculado al primer chakra, sede de instintos primarios como la nutrición, la sexualidad o la protección.

Consejo shiatsu: huye de la rabia
Las emociones negativas fuertes causan tanto dolor a nuestra espalda como el peor de los traumatismos físicos. Según la técnica oriental, puesto que las emociones son energía en movimiento, estas pueden fluir plácidamente o dejar de hacerlo, provocando un doloroso atasco físico y emocional.

Estos son algunos de los métodos naturales para cuidar la espalda y darle el beneficio –físico y emocional– que se merece.
1. Método Pilates: reeducación postural. La técnica del alemán Joseph Pilates para el entrenamiento de bailarines revolucionó el mundo del fitness. El método consigue reforzar el tronco corporal y mejorar el equilibrio. Quien lo practica dice que ha cambiado para siempre su postura corporal y su situación frente al mundo.
2. Quiropraxia: flexibilizar la columna. Parte del principio de que un desajuste de la columna afecta todo nuestro funcionamiento. Mediante manipulaciones precisas restaura la flexibilidad de las articulaciones y de las estructuras implicadas. Es eficaz contra el dolor de cabeza, lumbar, ciática, calambres, luxaciones o rigidez.
3. Osteopatía craneal y sacrocraneal: energía en la médula. Dos especialidades osteopáticas que, mediante sutiles presiones, favorecen el flujo del líquido cefalorraquídeo que rodea la médula espinal y el cerebro. Su objetivo es descomprimir los huesos del cráneo que, debido a la tensión, provocan malestar físico, mental y emocional…
4. Kinesiología: músculos en movimiento. Tiene una visión global de nuestro sistema nervioso y de la reacción de los músculos a los estímulos físicos, químicos y mentales. La idea es reequilibrar la energía vital, optimizar la postura corporal y mejorar los patrones de movimiento. Y librarnos así del dolor físico.