Mural realizado por Okuda y Coloring the World Foundation en la Miami Scope 2021. | CTWF

Okuda: el arte activista que hace explotar el desánimo y la exclusión con color (y que conquista ciudades)

Inspirada por las creaciones del artista Okuda San Miguel, la fundación Coloring the World Foundation propone arte y color en pos de la diversidad, el optimismo y la calidad de vida. Y lo logra... con arte (y la ayuda de la organización IAM).

Clara Hernández

¿Puede un mural de color desenfrenado y talante grafitero, sembrado de geometrías juguetonas y siluetas humanas minimalistas, cambiar el espíritu de una escuela y fortalecer los lazos de una comunidad? ¿O una fachada asaltada por pinceladas tornasoladas servir de instrumento de autoestima o, tal vez, de herramienta para personas con capacidades diferentes mientras revitaliza el paisaje urbano y unos edificios desahuciados se transforman en un museo de arte público?

Estos son algunos de los propósitos de Coloring The World Foundation, una fundación auspiciada por el artista Okuda San Miguel (también conocido como, simplemente, Okuda) y la organización Ink and Movement (IAM), y una respuesta estética candente, casi incendiaria, que aboga, a través de obras rompedoras, por la diversidad, la inclusión, el cambio y, además, el optimismo. 

Honestidad, integridad, solidaridad, sostenibilidad, participación y orgullo son otros de los valores que enumera la asociación mientras enamora con iniciativas que han vestido las portadas de edificios rurales de Ciudad Real transformándolas en piezas de arte, o que ha redecorado las instalaciones de una cola del hambre en Aluche (Madrid) con una estampida arcoiris, o las paredes del Hospital Gregorio Marañón de la misma ciudad. También, las escuelas de Cantabria, de donde es el artista Okuda.

Coloring the World Foundation

A principios de este mes de diciembre, la fundación y la asociación IAM presentaban sus propuestas en la feria Miami Scope Art Fair 2021, en Estados Unidos (pronto lo harán en Madrid), con la exposición colectiva e itinerante 'I don't wanna be, I AM' ('Yo no quiero ser, yo soy'), que suma a sus fines el de dar visibilidad a artistas contemporáneos emergentes (y cuya contenido puedes ver más abajo).

"Creo en el poder transformador del arte y su capacidad para mejorar el entorno y a las personas que viven en él", ha declarado Okuda San Miguel, licenciado en Bellas Artes y conocido por proyectos a gran escala, como la conversión que realizó a finales de 2015 de una iglesia asturiana abandonada, la de Llanera, rebautizada como Kaos Temple, que se ha convertido en un símbolo del arte contemporáneo, y de quien se pueden contemplar otros trabajos en Arkasas, Las Vegas, Boston, Moscú, Lima, La Habana, Toronto, París o Hong Kong, entre otras ciudades.

Entre medias, un chute energético de pintura que vulnera lo neutro con rojos, azules, verdes y amarillos sin freno, ya sea un cuerpo de mujer conformado de caras poliédricas o un rostro de entrecejo festivo en morados y celestes, encopetado por una corona simulando la Estatua de la Libertad (porque la libertad creativa es otro de sus valores). 

Entre los proyectos activistas conducidos por Coloring The World Foundation, además de las citadas instalaciones de la cola del hambre de Aluche -que se pintaron en 2020, más allá de por su función estética, para "dar visibilidad" a su labor y al mensaje 'Tu solidaridad da color a Aluche"-, destacan la intervención de la fachada del colegio de Cueto (Cantabria), que se pagó mediante 'crowdfunding' y llenó de positivismo el entorno de los más pequeños; la iniciativa Izzy Wheels, que decoró en Irlanda sillas de ruedas con una alegría cromática desbordante o Titanes, en Ciudad Real, que promovió la participación de personas, especialmente jóvenes, con capacidades diferentes en la elaboración de obras de arte público. 

Todos estos proyectos han dejado huellas. Mira algunas de las obras de Coloring The World Foundation y de Okuda a su paso por la Miami Scope Art Fair 2021: