¡En forma, en casa!

No lo dudes: puedes mantenerte en forma sin necesidad de salir de casa. Si vas al gimnasio, perfecto, pero si por horarios no puedes acudir, prueba a hacer tu rutina en casa. Te damos 10 claves para hacer ejercicio sola o acompañada.

ejercicio

1. Escoge un espacio de la casa y asócialo al ejercicio. Se tiende a pensar que el salón es el lugar más indicado para hacer ejercicio ya que es, normalmente, la estancia más amplia. Sin embargo, lo ideal es escoger un espacio que se logre, con el paso del tiempo, asociar al “espacio del ejercicio”. Debe estar bien despejado, ventilado e iluminado.

2. Plantéate unos objetivos. Porque no todas tenemos el mismo cuerpo, las mismas necesidades ni los mismos objetivos, no todo el mundo debe hacer los mismos ejercicios. En este caso un entrenador personal on line, como www.trainido.com, es la clave: conoce a cada persona, asesora, motiva, planifica cada entrenamiento en función de cada objetivo y, además, de forma asequible (24,95 € / mes).

3. Pídele a una amiga que te acompañe. Hacer ejercicio en compañía ayuda a mantener la constancia, la motivación y el entusiasmo. Es necesario que esa persona no sea perezosa porque sino lo más probable es que acabéis tomando un refresco en lugar de hacer ejercicio. Cuidado con los descansos.

4. Mentalízate para tener una rutina diaria. Es importante hacer un mínimo de ejercicio todos los días. Busca tu franja horaria. Por lo general, es mejor hacer ejercicio a primera hora de la mañana: es cuando más relajados estamos y además hay menos interrupciones. A medida que pasa el día surgen más impedimentos para hacer ejercicio en casa: un programa de televisión, una amiga que nos llama para tomar algo, los peques que vuelven del cole…

5. La música, ¡esa gran aliada! La música provoca sonrisas, anima y ayuda a ponerse en forma: da energía, vigor y ganas de hacer ejercicio. ¡Así que pon tus hits favoritos!

6. Recuerda: calentar es fundamental. Previene de posibles lesiones y predispone el cuerpo y la mente para hacer ejercicio. Es la clave de la estimulación, por eso es vital dedicarle al menos cinco minutos. Pero ojo, el calentamiento no debe causar ni fatiga ni cansancio, solo te activa suavemente.

7. Hidrátate. Aunque estés en casa y no soportes las altas temperaturas de la calle es fundamental utilizar ropa deportiva transpirable que favorezca la pérdida de calor corporal y tener siempre agua a mano. No esperes a tener sed para beber agua, ya que la sed aparece cuando el cuerpo ya está en parte deshidratado.

8. ¿Y si me da un golpe de calor? ¿Qué hago? Lo primero, relájate y deja unos minutos el ejercicio que estabas haciendo. Hidratarse es fundamental: da sorbos pequeños a agua o bebidas isotónicas, y moja una toalla para humedecerte el cuerpo y bajar así la temperatura corporal. Si hay alguien en casa, pide rápidamente ayuda.

9. ¡Estírate! Una vez hayas hecho los ejercicios diarios, es fundamental estirar los músculos. Los estiramientos no sólo previenen las agujetas, los tirones y los dolores, sino que aumentan la relajación física y mental y ayudan a afrontar mejor el día.

10. Ahora sí: disfruta del verano. Porque para mantenerse en perfecta forma física y mental es fundamental divertirse, disfrutar, salir y compartir el verano con los nuestros. El verano es sol y alegría, y con un poco de ejercicio todos los días es más fácil sentirse sana, bien y en forma.

Síguele la pista

  • Lo último