Si vas a discutir con tu pareja, hazlo bien

En el amor y en la guerra, todo está permitido. El problema viene cuando ambos se combinan, pues es fácil que esa guerra acabe en ruptura si no se cuida al otro.

Woman.es

Toma buena nota de estos consejos, porque para discutir, también, hay algunos trucos:

1. Piensa antes de hablar.

"Un, dos, respira..." Hay cosas que a veces se pasan por la cabeza y salen demasiado rápido. Es mejor tomar unos segundos para pensar si, realmente, queremos decir ese algo dañino.

2. Empatiza.

Viene del punto anterior. Cuando se está enfadado de verdad, solo se focaliza en el motivo que llevó a ello. Pero si hacemos un esfuerzo por ponernos en la piel del otro, por difícil que cueste, será más fácil no solo llegar a un punto en común sino, además, argumentar con él.

3. Déjalo reposar.

Si puedes, pon distancia. Sal a dar un paseo, deja que pasen unos minutos u horas. Las cosas, en caliente, suelen verse más dramáticas. Si consigues olvidarte de ello (aprovechando para hacer otras cosas), mejor.

4. Transmite tus sentimientos.

No caigas en el error de decirle al otro lo que ha hecho mal: todo será más fácil si explicas qué te ha hecho sentir mal y si describes, exactamente, tus sentimientos. A menudo, no descubrimos que algo ha ofendido a otro hasta que no nos lo dice. Expresar en voz alta tus sentimientos liberará, ligeramente, la tensión.

5. Olvídate de estar a la defensiva.

Quien dijo que "la mejor defensa es un buen ataque" no se refería a cuestiones amorosas. El fin último de una discusión de pareja es arreglarlo, no poner fin, y si solo estás pensando en defenderte tu contrario hará lo mismo... Un camino muy alejado de encontrar una solución.

Sacar viejas rencillas ya solucionadas solo tiene un fin: hacer daño. Si te parece una buena idea, es mejor retomarlo desde el punto 1.

6. Si se repite... Busca solución.

Cuando un problema se repite constantemente puede acabar desgastando la relación. Encontrar una solución satisfactoria para ambos (e incluso recurrir a ayuda externa) es necesario si queréis seguir a flote.