Jamie Lee Curtis | GETTY

Jamie Lee Curtis asegura que su madre, Janet Leigh, no hubiera apoyado el movimiento #MeToo

La actriz ha querido hablar sobre su legendaria madre, Janet Leigh, y la opinión que cree que hubiera tenido sobre el movimiento #MeToo en Hollywood. Y ha demostrado no tener pelos en la lengua.

María Viéitez

Jamie Lee Curtis ha dado una reciente entrevista en la que ha encontrado la oportunidad de recordar a su madre, la actriz Janet Leigh. En esta conversación con la también actriz Melanie Griffith, ambas han querido reflexionar sobre el movimiento #MeToo y sus conquistas.

La actriz ha demostrado no tener miedo de reconocer la verdad acerca de su progenitora. De hecho, Curtis ha asegurado que su madre no hubiera estado a favor de este movimiento iniciado en 2017 para denunciar el acoso y abusos de productor de cine Harvey Weinstein.

Jamie Lee Curtis | GETTY

"No creo que Janet hubiera reconocido nunca si hubo algún mal comportamiento. Es un mal término, pero ella era una especie de 'Pollyannaish' cuando se trataba de la industria", dijo Jamie Lee Curtis. Con este término, Lee Curtis se refiere al principio de Pollyanna, una tendencia que lleva a las personas, de forma inconsciente, a recordar los momentos y cosas buenas con mayor precisión que las malas. Con esto, la actriz de 62 quería expresar el hecho de que su difunta madre, una leyenda de Hollywood, no hubiera dado por ciertas las acusaciones sacadas a la luz gracias al movimiento #MeToo por la razón de que recordaba su experiencia en la industria como positiva.

- Jane Campion debuta en Venecia con un alegato a favor de las mujeres en el cine

- Zahara: "Nunca pensé que iba a contar en mis canciones que han abusado de mí"

"Le habría molestado mucho" dijo Curtis en su conversación con Melanie Griffith para Interview. Las madres de ambas artistas trabajaron con el icono del cine de terror Alfred Hitchcock: Tippi Hedren, la madre de Griffith protagonizó 'Los pájaro' en 1963 y 'Marnie' en 1964; mientras que Leigh participó en ‘Psicosis’ en 1960.

Juntas, y en un tono nostálgico, recordaron a sus progenitoras y sus trabajos con el recién mencionado director. "No sé cómo era con tu madre, pero, aparentemente, no era muy bueno con la mía", dijo Griffith, de 64 años.

A pesar de haber dado su honesta opinión sobre su madre, Curtis reconoció lo injusto de revelar este detalle sobre Janet. "No es justo sacar a la luz esto ahora, porque ella ya no está aquí y estoy poniendo palabras en su boca, pero, conociéndola, creo que ella no diría que él [Hitchcock] se comportó mal de ninguna manera".

Y continuó: "No creo que Janet hubiera reconocido nada, porque desde su punto de vista, sólo estaba agradecida. Ese era su punto de vista. Creo que lo habría visto como: 'Es lo que hay y así fueron las cosas'".

Por su parte, Griffith señaló que Hitchcock se volvió "muy loco" con Hedren, que ahora tiene 91 años, detrás de las cámaras en las dos ocasiones en que trabajaron juntos. De hecho, Hedren tuvo el valor de reconocer en 2016 que el cineasta la acosó y agredió sexualmente en los años 60. "Ya sabes, ella era del movimiento #MeToo, pero no era aceptado en esa época. Ella le rechazó y él se aseguró de que ella también fuera rechazada", concluyó Griffith.

Leigh falleció a los 77 años en octubre de 2004 tras una larga y privada lucha contra la vasculitis, un conjunto de trastornos que ataca e inflama los vasos