Beyoncé en la última edición de los Premios Grammy. | Kevin Winter / GETTY

Beyoncé protestó por el exceso de photoshop en el cartel de 'Austin Powers': "No soy yo"

"Me dejaste demasiado delgada", se quejó la cantante al equipo de producción al ver la imagen promocional de la película estrenada en el 2002.

Julia García

El día en el que Beyoncé aterrizó en TikTok acumulando en unas horas 3 millones de seguidores y demostrando que el título de ‘Reina’ no se lo van a quitar fácilmente las nuevas Estrellas femeninas de la música, se ha hecho viral una historia de hace dos décadas, en tiempo que hace que se estrenó Austin Powers in Goldmember.

La tercera cinta de esta saga cómica de culto protagonizada por Mike Myers, Michael York, Robert Wagner y Michael Caine, supuso el debut en el cine para Beyoncé, que se metió en el papel de Foxxy Cleopatra. La texana tenía entonces 19 años pero su personalidad ya era arrolladora. Prueba de ello es la anécdota que ha confesado una maquilladora de la producción, Kate Biscoe.

En una entrevista con Vulture, la profesional del maquillaje ha revelado que Beyoncé se rebeló al comprobar que el póster promocional de la película salía demasiado delgada. "Cuando estábamos filmando, alguien le trajo un póster que promocionaría la película", explica Biscoe. "Él se lo mostró y le dijo: '¿Te gusta?'. Y ella dijo algo así como, 'Sí'. Luego él dijo: '¿Qué pasa?' Y ella dijo: 'Me dejaste demasiado delgada. No soy yo'", añade.

Un cambio de miles de dólares

La maquilladora, para rematar la anécdota que no puede llegar en mejor momento porque el nombre de Beyoncé vuelve a soñar con fuerza ante el inminente golpe lanzamiento de su nuevo disco —el primero en más de un lustro—, cuenta que la artista le dibujó su verdadera silueta a quien le había enseñado el póster. "Luego hizo esta forma de reloj de arena. Y él dijo: 'Bueno, no te preocupes, lo arreglaremos'", recuerda.

Cartel de Austin Powers: goldmember
Cartel de Austin Powers: goldmember. | Newline cinema

Para Kate Biscoe, aquel momento es de los que no se olvidan. Ahora es muy habitual que las actrices y modelos se posicionen en contra del Photoshop y pidan salir en las campañas fotográficas que protagonizan al natural, sin retoques, pero a comienzos de los dosmil esto apenas ocurría en Hollywood. Al menos, así lo señala una profesional del sector como Biscoe: “Ella se alejó para ir a hacer la escena, y la miré y sonreí diciendo, '¿Es la primera vez que una actriz te pide que hagan su cuerpo más grande?' Él estaba como, 'Sí. Me va a costar miles de dólares, pero lo voy a hacer'”, concluye la maquilladora en la citada entrevista.

Ya con 19 años y siendo una recién llegada, novata de hecho en el cine, Beyoncé era ‘Queen B’. Lo era en cuanto a su personalidad, pero también por su dominio escénico, tal y como reconoce en la misma publicación la jefa del equipo de peluquería de la película Candy Walken. "Ella se convirtió en una luz increíble. Tenía 19 años y tenía un gran dominio de ese escenario cuando lo subió. Ninguno de nosotros sabía realmente por qué la habían elegido para este personaje, y luego lo entendimos", apunta Walken, que quedó cautivada por Beyoncé en aquel rodaje del que se cumplen ahora dos décadas. "Todos nos quedamos allí y nos quedamos boquiabiertos", concluye.