Alyssa Milano | GETTY

Alyssa Milano sobre sus múltiples abortos espontáneos: "Pensé que era un castigo"

La actriz ha revelado los miedos que ha tenido durante muchos años y que le hacían pensar que el karma la estaba castigando por haber abortado voluntariamente a los 20 años.

María Viéitez

Alyssa Milano ha participado recientemente en el podcast 'Me Becoming Mom' y se ha abierto sobre su experiencia con la maternidad, con los abortos espontáneos que ha sufrido y con su experiencia con las interrupciones del embarazo.

"Definitivamente tuve ese momento en el que pensé: 'Bueno, estoy siendo castigada, básicamente, por los abortos que tuve a los 20 años'", dijo la actriz de 48 años. Milano ha revelado en el pasado que tuvo que interrumpió dos embarazos de forma voluntaria en 1993 y mientras tomaba píldoras anticonceptivas, un trauma que le ha perseguido durante años. Ahora es madre de dos pequeños, Milo Thomas, de 10 años, y Elizabella Dylan, de 7.

GETTY

Una vez más Milano reveló que la terapia ha sido una herramienta clave para dejar atrás esos fantasmas. "No me daba cuenta en ese momento", dijo. "Me llevó un tiempo en terapia darme cuenta de que eso era algo que yo me estaba imponiendo a mí misma".

- Alyssa Milano habla de la violencia obstétrica: "Me recordó mucho a una agresión sexual"

- Alyssa Milano quiere borrar el estigma sobre la salud mental: "Tomo mediación a diario"

Por desgracia, antes de recurrir a la terapia, Alyssa lidió con este trauma durante sus diez primeros años de maternidad. "La forma en que interactuaba o estaba con mis hijos -y creo que esto es bastante común-, siempre me sentía como: '¿Y si les pasa algo a estos dos pequeños seres que tanto quiero?"', dijo Alyssa, que pensaba que el destino le castigaría arrebatándole a sus pequeños. "¿Y si me los quitan por cualquier resolución kármica que tenga que ocurrir?".

La actriz asegura, sin embargo, que interrumpir su embarazo de forma voluntaria en el pasado fue la decisión correcta y que no se arrepiente porque no era el momento adecuado para tener un bebé. "No estaba preparada para ser madre", explicó.

"Fue devastador", dijo. "Me criaron como católica y, de repente, me pusieron en conflicto con mi fe. Una fe en la que me di cuenta de que solo los hombres podían tomar decisiones sobre lo que estaba permitido y lo que no. Tenía una carrera, un futuro y un potencial. Y, además, sufría de una ansiedad que a veces era muy agobiante".

Milano es ahora activista a favor del aborto, motivo por el que participa en numerosas conferencias, charlas y marchas de mujeres con el ánimo de eliminar el estigma que lo rodea.