GETTY

Alyssa Milano habla de la violencia obstétrica: "Me recordó mucho a una agresión sexual"

La actriz ha contado cómo se sintió tras dar a luz a su hijo Milo Thomas, que ahora tiene 10 años

Noelia Murillo

'Sorry Not Sorry' es la autobiografía de Alyssa Milano, quien interpretara a Phoebe Halliwell en la mítica serie de finales de los 90 y principios de los 2000 'Embrujadas'. En ella, la actriz cuenta algunos de los episodios que han marcado su vida, como la gran enemistad que mantenía con su compañera de reparto Shannen Doherty, de la que se ha rumoreado tanto y a la que puso poner punto y final recientemente.

En una entrevista para 'Entertainment Tonight', la también productora de la serie reconoció que gran parte de la culpa de esas tiranteces era suya debido a que, según sus propias palabras, "estábamos en competencia la una con la otra en lugar de entender la hermandad de la que se hablaba tanto en la producción".

La enemistad con la estrella de 'Sensación de vivir' es una de las muchas cuestiones que desarrolla en estas memorias, de las que también se ha extendido en un podcast llamado 'Me Becoming Mom', donde ha contado otra de las problemáticas a las que ha tenido que hacer frente ella sola en un momento concreto de su vida.

Debido a que es un 'podcast' en el que las invitadas recuerdan cómo dieron a luz y detallan algunas situaciones siendo madres, Alyssa ha aprovechado para contar cómo fue dar a luz a su hijo Milo Thomas, que ahora tiene 10 años. Para la actriz, se trató de una experiencia "invasiva" por el modo en que se produjo.

-Alyssa Milano desvela el motivo de su enemistad con Shannen Doherty

-Chrissy Teigen: "La depresión posparto no discrimina a nadie"

"Recordé que en un momento dado, durante el parto, no me gustaba que muchas personas tuvieran acceso a mi vagina. Pensé para mí misma: '¿Por qué no me gusta esto? ¿Por qué me es tan familiar?'. Nunca antes había tenido un bebé. ¿Por qué este sentiiento de invasión me resulta tan familiar? Fue solo un momento fugaz, pero no se me olvida", ha comentado.

Tras dar a luz al pequeño, la actriz ha desvelado que tuvo ansiedad y depresión posparto, por lo que se vio en la necesidad de acudir a terapia para superar este traume. "Después de pasar por terapia y recordar ese momento, en el que sentía que me estaban sujetando y me estaban haciendo cosas que no quería, me recordó mucho a una agresión sexual", ha narrado.

Dejando caer de ese modo que fue víctima de la denominada violencia obstétrica, la protagonista de una de las series más vistas de la historia ha reconocido que se ocupó ella sola de pasar página y se lo ocultó a su entorno más cercano, en el que también estaba su esposo, David Bugliari. sí, ha añadido "traté de guardármelo para mí, para que nadie lo supiera y yo pudiera dejar de acordarme".

Sin ánimo de acusar directamente de este tipo de agresión, ya que ha reconocido que fue así como se sintió, la actriz ha reflexionado acerca del motivo por el que tuvo esa sensación al dar a luz al pequeño Milo Thomas. "Tengo que pensar por que me sentí así. Quizá a otras mujeres les haya pasado lo mismo. Me pregunto cuánto de mi ansiedad posparto se debió a las hormonas, pero también a ese sentimiento de no tener el control", ha puntualizado.