Sara Carbonero con vestido en tonos rosas de Zara. | Gtres

Sara Carbonero tiene la manicura de efecto terciopelo más bonita del otoño

Con rosas rojas, es una auténtica obra arte que querrás llevar tu también en tus uñas. 

Julia García

De un tiempo a esta parte, sobre todo con el fenómeno Rosalía y sus uñas como seña de identidad de su estilo urbano y vanguardista, esta parte del cuerpo se ha convertido en un lienzo fragmentado en diez pequeñas partes donde los manicuristas, o 'nail artist' para los que prefieren los anglicismos, vuelcan toda su creatividad, su talento y su destreza en forma de obras de arte efímeras que dan vida a nuestras manos. 

Pero cuando estábamos empezando a estar un poco saturados, al menos algunos, de diseños excesivamente recargados, excesivos para según qué gustos, nos hemos reencontrado con el arte de la manicura de un plumazo gracias al flechazo que hemos tenido con las uñas que Sara Carbonero ha llevado en los últimos días. 

La presentadora ha mostrado orgullosa en varios de sus stories su apuesta por el rojo vino, el elegante color característico de esta bebida y el color por excelencia de la rosa, aunque estas existan en una paleta de colores amplia.

En total, seis de las ocho uñas de Sara brillan con un estilo minimalista y clásico: una manicura perfecta y sobre ella la capa de esmalte de dicho color en brillo. La fantasía queda para las otras cuatro uñas, las de los dedos corazón y anular de ambas manos respectivamente, donde el equipo de nail artists de Barokah Gang ha optado por las uñas efecto terciopelo con rosas dibujadas en relieve con un trazo suelto muy natural y bonito. 

El resultado global de la manicura cuando se aprecia en su conjunto no puede ser más satisfactorio. Podríamos escribir líneas de esta pieza únicamente con adjetivos calificativos positivos hacia el trabajo finísimo, supersofisticado del espacio creado por Daniela Gutiérrez en Madrid.

No me digas que no te ves con una manicura así para tu próxima boda o para las fiestas navideñas que tantas ganas tenemos todos de celebrar por fin por todo lo alto dentro de lo que permiten las circunstancias actuales. Son una pasada, ideales para aquellas mujeres que no se ven con uñas tan coloridas o llenas de brillos y apliques.

A veces, con un par de pinceladas que vistas desde lejos apenas llaman la atención basta para crear una maravilla y la manicura de Sara Carbonero es un muy buen ejemplo de ello.