Yerse. | D.R.

Lo último de Yerse es tan femenino y natural que necesitamos estrenarlo YA

La firma presenta Herbarium, una colección plagada de looks ideales 100% llevables.

Woman.es para Yerse

No lo podemos evitar, en cuanto brilla el sol un poquito ponemos la mente en modo primavera y ya solo podemos repasar lookbooks a la caza de las prendas más bonitas para la nueva temporada. Yerse siempre se cuela en el top de favoritas y es que sus propuestas son sinónimo de elegancia, de frescura y de ese 'no sé qué' que las hace diferentes y super apetecibles.

Lo último de la firma viene bajo el título de Herbarium y refleja todo lo bueno que la naturaleza nos aporta, tanto a nivel estético como terapéutico y emocional. Calma, armonía y momentos de bienestar traducidos en una colección que nos hace sentir bien por dentro y por fuera. Prendas que aumentan nuestra autoestima y proyectan positividad a través de colores y estampados. Líneas y texturas que nos sientan como nunca. Nos reafirman y nos llevan a ser nosotras, sin filtros.

Una temporada más, las propuestas de Yerse son super naturales. Y eso se nota en sus tejidos: algodón orgánico, lino sostenible y viscosa ecovero de mínimo impacto ambiental en piezas frescas y fluidas. La ropa de Yerse nos mima y al mismo respeta el planeta. Algodones lavados y bordados que nos transportan a tiempos pasados sin olvidar un firme compromiso por crear moda responsable y duradera. Prendas que podremos llevar temporada tras temporada y que seguirán estando de plena actualidad. 

Los looks que proponen tienen un protagonista absoluto: el print floral. Yerse ha imaginado una temporada con micro flores en maxi vestidos, en faldas fluidas y en tops de mangas abullonadas (alerta super trend).  Rayas y discretos cuadros vichy son el contrapunto a este universo orgánico y las ilustraciones botánicas de la artista Joana Santamans ponen el broche de oro con una colaboración especial que seguro se va a agotar.

La paleta que ha imaginado la firma va de los lavandas a los naranjas con pinceladas de amarillos y verdes. Sin olvidar, por supuesto, el binomio ganador: blanco y negro. ¿Un look para destacar? Precisamente el compuesto por pantalones tobilleros en crudito y top nadador negro que han aderezado con un  sombrero de rafia. O el que encontrarás al principio de estas letras, un traje coordinado en textura formado por bermudas y chaqueta beige. ¡Nos los pedimos!