El reloj-joya de Chopard

El icono de la firma celebra su 20 aniversario con una obra maestra.

Susana Fernández

En 1993 Caroline Scheufele creaba uno de los iconos de la Casa Chopard, el reloj Happy Sport. Desde entonces, en diversas versiones, unas veces con sentido del humor, y siempre con elegancia, el Happy Sport ha vivido bajo numerosas identidades, cada una de ellas siempre más evocadora que la anterior: Happy Beach, La Vie en Rose, Happy Spirit, Mystery Pink

Así, desde hace veinte años, los relojes Happy Sport de Chopard seducen a las mujeres que gustan de diseños contemporáneos, audaces y un tanto inesperados. Para celebrar este aniversario, la firma ha creado un modelo excepcional. Se trata de una « obra maestra » de oro blanco de 18k, engastado con 958 diamantes talla baguette y 1.978 diamantes, un total de 65 quilates, animada por un movimiento de manufactura L.U.C 96.17-L., con el micro rotor engastado en diamantes. El Happy Sport Diamantissimo personifica lo mejor de las dos especialidades del saber hacer de Chopard: la Alta Joyería y la Alta relojería.