Eugenia Silva prueba que el naranja es todo elegancia en un vestido de fiesta

Eugenia Silva, elegancia en naranja

Eugenia Silva, elegancia en naranja.

Después de que la fiebre Barbiecore nos convenciera de acostumbrarnos a ver el rosa por todos lados en cualquiera de sus tonalidades –especialmente en fucsia– en los últimos meses, llega el momento de ir abriendo camino para el color que pretende dominar el 2023. Y ya hay un firme candidato a serlo, el naranja. No hay más que repasar las propuestas que se vieron sobre las pasarelas en los últimos desfiles para corroborarlo. Gucci, Oscar de la Renta, Chloé, Erdem... los ejemplos se amontonan en las colecciones de las principales firmas.

Lo mejor que tiene este tono es que es puro optimismo y vitalidad por lo que supone todo un chute de energía cuando se lleva puesto y, lo peor, que no es nada fácil de defender. Ni nos favorece a todas ni nos soluciona rápidamente un look cuando no sabemos qué ponernos. Pero estos contras no deberían ser causa de freno a la hora de apostar por él sino todo lo contrario, han de aprovecharse para ser creativas y demostrar que sí puede funcionar.

Por suerte, aún tenemos tiempo para aprender a manejarnos con él, lo que significa que podemos ir tomando ideas sobre cómo y cuándo lucirlo de las expertas. Y es que siempre hay adelantadas como Eugenia Silva que son capaces de allanarnos con su buen gusto el camino para que este sea mucho más transitable.

Eugenia Silva con vestido naranja de Stella McCartney

Eugenia Silva con vestido naranja de Stella McCartney.

/ Gtres

La modelo ha acudido a una de las muchas fiestas que se amontonan en esta época del año con un color que es poco habitual de este tipo de contextos –negro, rojo y metalizados son los absolutos reyes de las noches navideñas– y que, sin embargo, no podía haber defendido mejor.

Eugenia Silva ha optado por un vestido largo sin mangas que se ajusta perfectamente su silueta y que cuenta con un sugerente drapeado en la zona del pecho para realzar la zona creado por Stella McCartney. Una oda al minimalismo bien entendido que la top ha acompañado exclusivamente de unas sandalias doradas de Yves Saint Laurent así como de un collar de grandes eslabones cuya mitad se escondía de manera original bajo los pliegues del vestido y un brazalete, ambos de la firma Rabat.

El peinado ha consistido en una melena suelta peinada completamente lisa y con raya en medio para remarcar la sencillez del outfit de manera magistral.

Viendo el buen resultado que el naranja da no solo en prendas más divertidas y desenfadas sino también en un ambiente sofisticado, las navidades se proponen como una genial oportunidad para probar suerte con él e ir adaptando nuestro armario a los tiempos que vienen que serán, afortunadamente, toda una inyección de positividad.

Síguele la pista

  • Lo último