Sasha Kiperman con sandalias de pelo de Oysho. | Instagram @sasha_kiperman

Tanto van a gustarte estas zapatillas de casa con pelito de Oysho que querrás llevarlas hasta por la calle

Si los pijamas ya podemos utilizarlos como traje, ¿por qué no sacar a pasear también estas sandalias?

Julia García

Fue en la primavera de 2019 cuando, después de unos cuantos intentos años anteriores, prescriptoras de moda de todo el mundo decidieron que había llegado el momento de las sandalias bautizadas como furry. Esas recubiertas de pelo que parecían auténticos peluches para nuestros pies y que nos enamoraron al instante a pesar de ser todo contradicción. ¿Llevar los dedos al aire pero en un material que está pensado para abrigar? No parecía muy buena idea pero aun así encontró su público. 

Eso sí, no creas que su éxito fue apabullante por lo complicada que resultaba esta tendencia para el día a día. No todas a las que había gustado este calzado estaban dispuestas a asumir el riesgo de lucirlas, de ahí que muchas optaran por la alternativa más fácil, la de escogerlo para estar por casa. 

En un tiempo en el que hemos estado tanto tiempo disfrutando del hogar esta vía ha disfrutado de una gran acogida, tanto es así que ahora es relativamente sencillo encontrar al menos un modelo con el que estar cómodamente en el sofá. En Oysho, por ejemplo, hay unas que ya son nuestro particular crush de la temporada otoño-invierno

Sandalias de pelo para estar por casa, de Oysho. | Oysho

Con una suela de unos 3 centímetros, esta sandalia de casa con pelo en corte y plantilla de color crudo -está en otros dos tonos disponibles, gris y malva- es puro gusto calzársela. Hasta tal punto llega nuestra obsesión con estas zapatillas que hemos vuelto a plantearnos el hecho de sacarla a la calle

Si hemos visto que los pijamas funcionan genial sobre el asfalto, ¿por qué no dar una nueva oportunidad a esta moda de la que se han hecho eco en mayor o menor medida muchas insiders?

En Instagram ya hemos visto alguna prueba de que nuestra percepción no está tan equivocada porque con unos leggings fuseau, un jersey y un abrigo quedan así de bien. 

Ahora que los zuecos son tendencia tampoco parece tan descabellado pensar en unas sandalias de pelo como una opción más cuando queremos darle un respiro a las sneakers en los estilismos informales. Al fin y al cabo, el confort que ofrecen es insuperable. 

El modelo de Oysho es una genial forma de probar si tenemos en cuenta que no requiere una inversión mayor de 19,99 euros y que, si no termina de convencerte, siempre podrás utilizarlo como fieles compañeras cuando estés en casa.