Dua Lip con vestido bondage de Versace en los Grammy 2022. | GTRES

Dua Lipa o cómo triunfar en la alfombra roja de los Grammy con un look dominatrix

La cantante ha sorprendido en su paso por la 'red carpet' con melena rubia y vestido bondage de Versace.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Si el objetivo de Dua Lipa al acudir a la gala de los Grammy 2022 este fin de semana era convertirse en el centro de todas las miradas, no podemos negar que lo ha conseguido, y por todo lo alto. En primer lugar, porque nos ha sorprendido a todos con su cambio de look, con el que ha abandonado su ya clásica melena oscura para pasarse al rubio platino, y en segundo lugar por el estilismo que ha elegido para pisar la alfombra roja. Y es que, lejos de optar por un look de las colecciones actuales de un diseñador, ha decidido (y con muy buen ojo, hemos de reconocer) apostar por un vestido vintage con mucha historia.

Se trata del icónico vestido bondage de Donatella Versace creado en los años 90 por la casa italiana que presidía en aquel momento su hermano Gianni Versace. Esta pieza desfiló por primera vez en el año 1992, en su pasarela Otoño/Invierno, que llevó por nombre 'Miss S&M' y estuvo centrada en el mundo del sadomasoquismo. Después, lo lució Cindy Crawford en la gala AMFAR del mismo año, convirtiéndolo en la pieza icónica que es hoy en día.

Dua Lipa con vestido de Versace en la 64ª edición de los Grammy. | Amy Sussman / GETTY

Con este look, Dua Lipa ha querido confirmar que la tendencia dominatrix sigue más viva que nunca, y que como ya hemos visto en diferentes pasarelas y looks de street style, los arneses, los corsés y el cuero son una de las modas del momento. El gran protagonista de este vestido es el corsé transparente y las cintas de cuero que lo recubren, que la cantante supo combinar a la perfección con joyas XXL y un beauty look bastante discreto.

Sin embargo, no fue el único look de la noche para la artista, ya que era entregadora de uno de los premios, y al salir al escenario no lo hizo con el vestido bondage, sino que la británica lo hizo luciendo con una versión moderna del icónico vestido paperclip, también de Versace y de los años 90, que se presentó por primera vez en su colección Primavera/Verano 1994 y que fue inmortalizado, posteriormente, por Elizabeth Hurley en el estreno de 'Cuatro bodas y un funeral'.

Como complemento, la cantante optó por unas botas mosqueteras que subían más arriba de los muslos y en acabado de látex. Todo un guiño a la tendencia dominatrix que quiso continuar no solo con su primer look, sino también con el segundo.

Rich Fury / GETTY