Kate Middleton y su guiño a Lady Di en la cena de gala de Buckingham

Un homenaje que la duquesa de Cambridge quiso hacer a Diana de Gales en la celebración de la recepción diplomática anual previa a Navidad.

Kate Middleton impacta de blanco y con la tiara de Diana de Gales en su primera cena de gala como princesa

Anoche, en el palacio de Buckingham los reyes Carlos III y Camila Parker Bowles y los príncipes de Gales, Kate Middleton y el príncipe Guillermo, presidieron una cena con un total de 500 invitados a la que acudieron, entre otros, 170 embajadores y altos comisariados de la comunidad diplomática internacional. 

Sin embargo, pese a que los salones del palacio estaban abarrotados de gente, todas las miradas estaban puestas en Kate Middleton, quien siguiendo el ‘dress-code’ establecido decidió rescatar uno de sus looks más bonitos de los últimos tiempos, el vestido que lució durante la fiesta posterior a la boda de Hussein y Rajwa de Jordania el pasado mes de junio.

Se trata de un vestido de Jenny Packhan, una de sus diseñadoras favoritas, confeccionado en lentejuelas de color rosa empolvado con corte imperio, cuello redondo, hombreras y con un cinturón de pedrería.

Kate Middleton con vestido de Jenny Packham en la cena de gala de Buckigham Palace

Kate Middleton con vestido de Jenny Packham en la cena de gala de Buckingham Palace

/ Gtres

Un diseño que acompañó de zapatos de glitter, así como con la banda de la Real Orden Victoriana sujeta con su broche de diamantes Art Deco de Bentley & Skinner y con la insignia de la Orden de la Familia Real o Royal Family Order, que le otorgó la reina Isabel II en diciembre de 2017 por sus labores a favor de la Corona. 

El homenaje de la princesa de Gales a Lady Di

Si hubo algo destacó de su estilismo de anoche, eso fue sin duda la tiara escogida para la velada, que no ha sido otra que la Cambridge Lover's Knot, su favorita. Esta espectacular pieza formada por 19 arcos abiertos con diamantes talla brillante y 38 perlas en forma de gota perteneció a Diana de Gales y es, desde hace años, la favorita de Kate Middleton.

Se trata de una pieza neoclásica realizada en el año 1913, año en el que la reina Mary, esposa de Jorge V, la encargó a la joyería Garrad.

Por último, quiso hacerle un guiño a la difunta Isabel II también con su estilismo, al escoger los pendientes Greville de diamantes, que pertenecían a la colección real de la monarca.

Síguele la pista

  • Lo último