Billie Eilish en la gala del MET fue una de las pocas que entendió el dress code

La cantante, que lució un look a base de prendas recicladas por la firma Gucci, encarnó a la perfección el estilo Gilded age que demandaba el evento. 

Billie Eilish en la gala del MET

Billie Eilish en la gala del MET.

/ Gtres

Hailey Bieber homenajeó a Jerry Hall, Dakota Johnson apareció en bata, Blake Lively sorprendió con un vestido que cambiaba de color, Kim Kardashian recuperó el icónico diseño con el que Marilyn Monroe cantó el cumpleaños feliz al presidente Kennedy en 1962 y Kylie Jenner se vistió de novia. Estos son algunos de los looks que quedarán para el recuerdo de la gala del MET de 2022 y, sin embargo, a pesar de que sí había exceso, ninguno de ellos cumplió con literalidad con la etiqueta que requería el evento, la del Gilged glamour.

Sí que lo hizo en cierto modo Rosalía, que presumió de poderío convertida en una sirena urbana por obra y gracia de Givenchy que tenía referencias históricas, y también Billie Eilish. La reciente ganadora del Oscar en la edición de este año a la mejor canción original por el tema principal de la película No time to die fue una de las invitadas a la ceremonia y apareció enfundada en un diseño de Alessandro Michelle para Gucci confeccionado íntegramente por materiales reciclados en el que la inspiración había sido claramente una obra de arte del siglo XIX.

Billie Eilish en la Gala MET 2022
Jackson Lee

Su vestido, fiel a la filosofía upcycled por la que la moda está intentando apostar en los últimos tiempos, estaba formado por un corsé de satén duchesse que había sido personalizado para la ocasión con una base de mangas de encaje verdes y una falda de satén fruncida con polisón acolchado además de un ramillete a juego en el centro, e iba acompañado de una gargantilla bordada negra a la que se unía otra brillante de Fred Leighton, firma responsable del resto de joyería.

El resultado era un look que, junto con el recogido alto que escogió como peinado, visto en conjunto recordaba indudablemente al Retrato de Madame Paul Poirson que el retratista John Singer Sargent pintó en 1885 y que a día de hoy forma parte de la colección del Instituto de Artes de Detroit.

De este modo Billie Eilish trató de seguir la temática que marcaba como referencia los años acontecidos entre finales del siglo XIX y principios del XX en los que se sucedió una gran expansión económica, industrial y demográfica sin precedentes y la moda era un sinónimo de exceso, con los que se celebró la segunda parte de la muestra In America: An Anthology of Fashion que acaba de inaugurarse con esta fiesta en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Síguele la pista

  • Lo último