Evan Agostini / GTRES

Hillary Clinton, la nueva reina del thriller político

La ex candidata a la presidencia de USA publica ‘Terror de Estado’, su primera novela de ficción muy bien recibida con la crítica. Spoiler: narra como nadie los entresijos de la política y el espionaje norteamericano… y lo hace con perspectiva de género.

Paka Díaz | Woman.es

No podía ser de otro modo. La ex primera dama, senadora y secretaria de Estado de EE.UU Hillary Rodham Clinton publica su primera novela de ficción, ‘Terror de Estado’ y, como la caracteriza, lo hace con mucha inteligencia. Primero, lo escribe con Louise Penny, prestigiosa autora canadiense de novelas policíacas y amiga personal y, además, lo hace sobre temas que domina a la perfección: la política –tanto exterior como la de su país– y el machismo y la manipulación imperantes en ella. Con todo ese material, ambas tejen un ‘thriller’ político tan realista como vertiginoso en el que, además, reivindica la amistad femenina.

Hillary Clinton no es una recién llegada a la escritura, ni mucho menos. Aunque su carrera profesional más conocida ha estado vinculada a la política, Clinton es muy polifacética. En sus inicios como abogada fue parte del equipo consultor del Comité sobre Asuntos Judiciales de la Cámara de los Representantes durante el escándalo Watergate, que culminó con la caída del Presidente Nixon en agosto de 1974. La joven letrada no pudo empezar más a lo grande, pero no era más que el comienzo de una vida épica.

Sin dejar nunca de lado su brillante carrera, más adelante sería la primera dama mejor formada –y más política– de la historia de su país. Tanto, que acabo presentándose ella misma a una disputadísima carrera presidencial. Casi cuatro décadas ha dedicado Clinton a trabajar como servidora pública, abogada y política, en defensa de los niños y las familias, además de publicar varios libros, entre ellos algunos infantiles, ensayos y su autobiografía. Con sus memorias, ‘Historia Viva’, publicado en 2003, batió un récord de ventas en la primera semana para una obra de no ficción, con más de un millón de copias en el primer mes y la versión en audio obtuvo una nominación al Grammy a Mejor Álbum Hablado.

Ahora, la gran política norteamericana ha unido fuerzas con Louise Penny, escritora canadiense y autora de la serie de novelas sobre el inspector jefe Armand Gamache –personaje que hace un cameo literario en ‘Terror de Estado’–, traducidas a más de treinta idiomas y publicadas en español por Salamandra. Ambas son grandes amigas, como se puede comprobar en los largos e interesantes agradecimientos de Penny al final del libro, muy recomendables para entender cómo y porqué se gestó esta novela.

D.R.

La protagonista de la novela es Ellen Adams, una mujer viuda de casi 60 años a la que acaban de nombrar secretaria de Estado de EE.UU. Pero el cargo es una especie de regalo envenenado ya que el propio presidente, recién elegido, no confía en ella, de hecho, parece estar esperando complacido a que ella misma se labre su caída. Sin embargo, el mandatario no cuenta con la empatía, la inteligencia y la perseverancia de la protagonista, además de un arma secreta: su mejor amiga. Ni tampoco cuenta con que tres bombas nucleares amenacen al país. Encontrar su localización y a los responsables de una compleja trama terrorista es la carrera contrarreloj que narra, con un ritmo vertiginoso, el libro. Y mucho más.

Se podría decir que ‘Terror de Estado’ inaugura el género de 'thriller' político feminista, por muchas razones. Desde la primera página conectas con la protagonista y entiendes porqué para una mujer el camino es siempre más complicado. “¿Voy bien?”, pregunta la secretaria de Estado a su asesor. Y tú, como lectora, te preguntas a tu vez cuántas veces habrá dudado Hillary Clinton de eso mismo, cuántas fue despiadadamente criticada por su aspecto físico, por su ropa, maquillaje o corte de pelo.

Seguramente, ella ha sido la persona más y mejor preparada que se ha presentado a la presidencia en su país. ¿Cuánto tuvo que ver su sexo con no salir elegida como presidenta de EE.UU? Como ha dicho en una entrevista reciente a EFE la catedrática de la universidad de Cambridge e historiadora Mary Beard y Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales en 2016: "Si Hillary Clinton fuera un hombre hubiera sido presidenta”.

Sin embargo, se tuvo que enfrentar al sexismo desde sus inicios. Uno de los episodios más polémicos de su vida fue el ‘affaire’ entre su marido, el presidente Bill Clinton, con su becaria, Monica Lewinsky. Ella perdonó al presidente, pero el público nunca la perdonó... a ella. De hecho, ha sido una de las razones más esgrimidas en su carrera política en su contra. Peor, incluso, que si hubiera sido ella quien fuera  infiel. Quizá por ello, la protagonista de ‘Terror de Estado’ es viuda. Muy simbólico.

Por todo eso, no es de extrañar que este libro tenga algo de venganza. Además de mostrar como el lado B de la política –qué se siente cuando se reciben críticas tan injustas como fuera de lugar por tu aspecto físico si eres mujer–, parece también un ajuste de cuentas con Trump. El presidente saliente en el libro, Eric Dunn, se presenta como un obtuso egocéntrico que presidió con “incompetencia casi criminal”. Un país inmerso en el caos y la manipulación, en el que el terrorismo doméstico alcanza cotas tan peligrosas, o más, que el exterior es el escenario donde la política, el espionaje y el periodismo se entremezclan como en una novela de espionaje.

Solo que, en ‘Terror de Estado’, todo parece mucho más real, porque Hillary Rodham Clinton ha volcado en ella su profundo conocimiento de cómo se manejan las cosas entre bastidores en el mundo. No en vano, ella misma fue senadora, secretaria de Estado de Estados Unidos en la administración Obama y se batió en las elecciones presidenciales contra Donald Trump. Y las ganó en votos, ya que superó en 2,8 millones de votos a su rival republicano, aunque él ganó definitivamente en la votación por estados.

Con su novela recién publicada, no cuesta nada imaginar a Hillary Clinton sonriendo satisfecha. Las buenas críticas no paran de llegar, pero dada su historial político y como feminista incansable, sin duda lo que más placer le debe de dar es que, con Luise Penny, han creado un libro que sin duda estará entre los superventas del año y en el que ha colado un montón de arquetipos femeninos que demuestran que una mujer puede hacerlo de diez en la política. El próximo podría ser sobre una gran presidenta que nos haga suspirar con la gran mandataria que ella misma podría haber sido.