Relax en Mallorca

Exprime los últimos coletazos del verano en un hotel que te propone coger fuerzas después de las vacaciones y antes de empezar con la rutina del trabajo. Conoce lo que te ofrece Cap Rocat.

Susana Fernández

Para distraer cuerpo y mente, Cap Rocat te popone distintas experiencias para que disfrutes de Mallorca y de su clima, que todavía acompaña en este verano tardío.

¿Qué hacer?
Algunas de estas actividades las puedes realizar directamente en el hotel, como las clases de yoga, que se practican en plena naturaleza, bien sea cerca de un acantilado, rozando la línea del horizonte, en la playa al amanecer con el asana “Surya Namaskar” (el saludo al sol) o en el ocaso, con la magia de la bahía de Palma de fondo con el “Chandra Namaskar” (“el saludo a la luna”).

Para afianzar esa paz y equilibrio, prueba en “El Mirador” los masajes ayurvédicos, el Reiki, y sus tratamientos revitalizantes. Todas ellas buenas propuestas para recargar las pilas y poder afrontar el invierno de la ciudad con toda la energía.

Si tienes vena deportista y quieres depurarte, puedes beneficiarte del personal trainer de Cap Rocat y salir a correr por la mañana por la fortaleza con un monitoro, después de un desayuno detox compuesto por fruta, panes de semillas, etc.

El mar
Estas últimas semanas de verano son perfectas para disfrutar y despedirse del mar. Sin necesidad de moverte del hotel, puedes conocer el fondo marino de la zona, declarado zona protegida. Para ello, el hotel pone a disposición de sus huéspedes el equipamiento necesario y expertos monitores tanto para hacer submarinismo como snorkel. ¿Quieres disfrutar del mar desde la arena? También tienes la opción de practicar la pesca, hacer una travesía en barco o ver el mar desde las alturas, en helicóptero o globo.

Otra “Experiencia Cap Rocat” para conocer la isla es recorrer al volante los viñedos mallorquines o visitar los pueblos pintorescos de la Sierra de Tramontana (declarada Patrimonio de la Humanidad).

Gastronomía
Además de desgustar las especialidades culinarias mallorquinas en el restaurante La Fortaleza y el Sea Club, el hotel ofrece clases de cocina en su “Cocina Payesa”, impartidas por el chef del hotel, Víctor García.

Para los amantes del vino, el hotel se encarga de organizar degustaciones, bien sea en sus instalaciones o en colaboración con las bodegas de la isla, cada vez más reconocidas.

Un hotel con encanto
Cap Rocat cuenta con 24 habitaciones, en su mayoría suites aisladas e independientes, situadas en las antiguas troneras de los cañones de la fortaleza, al borde del acantilado. Esto permite que cada una de ellas disponga de tres terrazas privadas, donde tomar el desayuno en la intimidad o disfrutar del infinito Mediterráneo. Si quieres darte un capricho, la “Suite El Cabo”, además de las comodidades comunes a todas las suites, incorpora un amplio salón independiente y piscina privada.

Precios: a partir de 450 € (las suites) y 300 € (habitación doble). Habitación doble, desayuno incluido.