Esta imagen es una de las más impactantes de la isla: una montaña de casas blancas coronada por la fortificación medieval de Dalt Vila, que contrasta con la inmensidad del azul del Mediterráneo que la rodea. Desde allí podrás conocer el barrio de la Marina, un zona comercial y de ocio a los pies de la muralla, con coquetas tiendecitas encaladas, el color de toda la isla. Aprovecha para comprarte un vestido blanco y vaporoso, pues ya sabes que la moda allí es la llamada 'ad lib'.Sus callejuelas van a parar en breve al Mercat Vell (el mercado viejo), donde está el acceso principal a Dalt Vila: el Portal de Ses Taules, un imponente portón medieval sobre un puente levadizo.

¡Escápate a Ibiza!

Dicen que tiene la mejor puesta de sol. Disfrútala en estos 2 hoteles con encanto: Can Lluc y Es Trull de Can Palau

Susana Fernández

Su población se multiplica en pleno verano, así que ahora puede ser una buena idea visitar Ibiza. La "isla mágica" no defrauda, y no es sólo por su playas de aguas cristalinas y su ambiente nocturno, sino también por sus bienes medioambientes y su arquitectura, patrimonio de la Humanidad. Sólo necesitas un fin de semana para desconectar, cruzar 'el charco' y plantarte en este rincón del Mediterráneo. Disfrútalo en dos mágicos hoteles que se funden con el paisaje: Can Lluc y Es Trull de Can Palau. El problema, luego, será tener que volver...