La cantante Raquel del Rosario con sus dos hijos, nacidos por parto natural en casa. | D. R.

Parto en casa: una opción que desaconsejan los médicos pero que crece en partidarias: de Verdeliss a Gigi Hadid o Raquel del Rosario

Las cifras de mujeres que se interesan por la opción del parto en casa, la cuestionada alternativa a hacerlo en hospitales, ha crecido en los últimos años, especialmente durante la pandemia. ¿Qué riesgos tiene? Estos dicen los expertos, las matronas y las madres que lo eligen, como la cantante Raquel del Rosario.

Clara Hernández

"El parto en casa (al menos, en este país, España) está salpicado de estigma y yo me sentía especialmente vulnerable a juicios". Así se ha pronunciado la influencer Verdeliss que, pese a las numerosas críticas que ha recibido por haber decidido dar a luz a su octavo bebé, la pequeña Deva, de esta manera, el pasado 8 de febrero le daba la bienvenida en una piscina en su hogar.

También Gigi Hadid eligió un parto natural en casa y Meghan Markle se lo planteó, según publicaron los medios británicos, aunque este finalmente se produjo en el hospital. La cantante Raquel del Rosario es otra de las partidarias de esta opción que, según los estudios, crece en aceptación entre los futuros padres y madres, y que experimentó un impulso durante la pandemia por el miedo a acudir al hospital. 

"El parto es una función fisiológica de nuestro organismo, un acto espontáneo que ya existía antes que los hospitales. Para mí, parir es algo más que simplemente dar a luz un bebé", explica Raquel del Rosario sobre la razón por la que eligió este alternativa. "Quería traer a mis bebés al mundo respetando sus tiempos, buscando las posturas y movimientos que me pedía mi cuerpo, conectándome con el bebé en todo momento, sin nadie dirigiéndome o indicándome cómo respirar o cuándo empujar". Como contrapartida, la artista reconoce que "a nivel económico es más costoso" (se trata de un servicio privado; en España cuesta en torno a unos 2.000-2.500 euros) y que se acogería de nuevo a esta opción siempre que, subraya, "se tratase de un embarazo normal sin riesgos". 

Es precisamente este extremo, el hecho de que los partos en casa se puedan llevar a cabo realmente con todas las garantías, lo que abre el debate. Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGA), su presidente, Txantón Martínez-Astorquiza, se declara "abierto y respetuoso sobre lo que decida la gente sobre su tipo de parto". Sin embargo, conviene hablar de "matices", señala el experto antes de destacar que casos como el de Meghan Markle, cuyos recursos le hubieran permitido, por ejemplo, disponer de una ambulancia en la puerta de casa con un equipo médico listo para afrontar cualquier complicación no es representativo de la mayoría de los "365.000 partos que más o menos tienen lugar cada año en España".

"La mayoría de los domicilios en España no tienen los requisitos mínimos para atender adecuadamente a la madre y al feto en caso de que haya urgencias como una hemorragia, una distrofia de hombros, un desprendimiento de placenta u otras complicaciones que puedan provocar sufrimiento fetal.  Por la orografía de las carreteras, muchos casos no permiten una evacuación rápida en caso de una urgencia materno fetal. Es cierto que hay profesionales que son estupendos y que atienden partos a domicilio, pero a pesar de que ellos son grandes profesionales, creemos que no hay medios adecuados para el traslado urgente", señala el profesional, que recomienda que todos los "partos sean en un ámbito hospitalario".  

Quien es también jefe de Ginecología del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo), señala que el 75% de los partos que se atienden en su centro "son espontáneos, sin ventosas, ni fórceps ni episiotomía", y que se ha avanzado para mejorar la calidad de la asistencia y cumplir con las expectativas de las madres y padres en los centros hospitalarios. "Lo hacemos lo más amable posible para que lo tenga la madre ya sea sola o acompañada por la gente que quiera y con la matrona o un médico, pero dentro de un hospital", insiste, recordando que "un parto que parece que va muy bien, de repente puede tener un problema que necesita una extracción rápida y eso solo se puede hacer en un hospital". 

La modelo posando durante su embarazo. | INSTAGRAM

Por su parte, María Jesús Montes, matrona en Tarragona y secretaria de la Asociación Nacer en Casa, explica las razones por las que algunas mujeres desean dar a luz en casa. "Quieren ser ellas quienes paran; quieren saber de su experiencia, quieren que nadie las moleste ni les cambie el ritmo del parto. Quieren que sea todo de forma, entre comillas. natural. Y quieren estar tranquilas con su pareja, en un entorno conocido", explica la matrona, que insiste en que, para tomar esta decisión, es fundamental que no solo la madre, sino también que el padre se sientan seguros con esta elección.  Si hay dudas, es mejor descartarla. 

"Pueden tener su parto en casa aquellas mujeres con salud durante todo el embarazo, con todas las analíticas bien y que la criatura esté en una buena posición, que esté sana y no se detecte ninguna alteración", insiste, antes de incidir en que "las matronas o comadronas que van a asistir al parto son profesionales". También señala la diferencia con los partos de nuestras abuelas, que se hacían en casa porque "no quedaba más remedio" y, en muchos casos, con "parteras" que era cualquiera que tuviera un poco de experiencia.

"Ahora llevamos un equipo de emergencia. Quien manda en el parto es la criatura. Si la criatura en algún momento no está bien, entonces hay que ir al hospital". También, si la madre decide en cualquier momento del parto que "hasta ahí ha llegado y prefiere ir a un centro". "Los valores de hace 60 años son diferentes a los de hoy. Si antes una madre perdía a su criatura era porque "Dios lo había querido". Hoy, de ninguna manera. Tenemos coches de ambulancia en caso de emergencia, vamos con una seguridad total. No somos kamikazes", explica la experta, que indica que hoy, ante cualquier problema, "hay un hospital a la vuelta de la esquina". 

Lo que está claro, es que hay mujeres con distintas concepciones de cómo debe ser el nacimiento de sus hijos y, además, quieren que se las escuche, según recoge el documental 'Parir en el siglo XXI' de Lab de RTVE.es, que el año pasado recibió el premio al mejor proyecto interactivo educativo del World Press Photo y dos Webby Awards y que constata los cambios que centros hospitalarios están incluyendo en su atención al parto para que este sea "respetuoso". 

Las protagonistas, cinco madres que tienen previsto dar a luz en el hospital de Villarreal (Castellón), muestran sus dudas y deseos. "Yo ya pensaba que el parto sería cesárea porque no tenía tanto conocimiento de las clases de parto que hay", explica una de ellas, Gabriela, mientras otras muestras su decisión de optar por partos más naturales, sin recurrir a remedios del dolor, ni invasivos ni farmacológicos, durante la dilatación. Incluso hay posibilidades de dar a luz en el agua.

Tanto si eres fan de la epidural como si no, el documental recuerda algunas opciones sobre las que tú tienes el poder de decisión en un hospital, aunque también señala que los protocolos entre un centro y otro pueden variar. 

Estos serían los puntos: 

- Quiero estar acompañada permanentemente, incluso si es cesárea.

- Solicito que se me ofrezcan métodos no invasivos ni farmacológicos de alivio del dolor durante la dilatación.

- Me gustaría poder levantarme durante la dilatación.

- Deseo hacer los pujos libremente, sin que nadie me dirija.

- Deseo adoptar la postura que yo desee.

- Solicito que se favorezca la intimidad en todas las fases del parto.

- No autorizo que se me canalice una vía venosa de rutina" .

- Solicito que inmediatamente tras el nacimiento se me coloque el bebé en el abdomen, piel con piel.