Ford Focus Coupé Cabriolet

La última idea de Ford es un deportivo familiar y descapotable. Presume con el versátil Focus Coupé Cabriolet.

MOTOR ZETA

Será el invento del siglo, seguro. ¿Por qué, hasta ahora, una madre joven y sobradamente preparada debía renunciar al diseño y a la deportividad en favor de un vehículo familiar? Ford ha dado con la solución: el Focus Coupé Cabriolet. Este modelo nace de la transformación del compacto más vendido de la fi rma, el Focus, para lograr un bonito deportivo de cuatro plazas con la mayor capacidad para equipajes del mercado (534 litros).
Además, Ford ha trabajado en asociación con el equipo italiano de Pininfarina (autor de los modelos Alfa Spider, Ferrari 612 y 599, y del Volvo C70), para lograr un diseño elegante, joven y exclusivo –como si de un traje a medida made in Italy se tratara–, destinado a gustar.
El Focus Coupé Cabriolet es el primer modelo de Ford Europa con techo duro plegable eléctricamente, lo que permite utilizar el vehículo durante todo el año. Que las cuatro plazas fueran cómodas ha sido una de las consignas principales: este modelo ofrece 1.216 mm de espacio a lo ancho para los pasajeros traseros, más que cualquier otro competidor. Sus dos series (Titanium y Trend) incluyen aire acondicionado, llantas de aleación y ordenador a bordo.
Potencia: De 100 a 145 CV, en gasolina y diésel.
Precio: Desde 22.200 a 29.200 €.
Nos encantó: Lleva asientos calefactables y un defl ector de viento, para no despeinarte.
Un plus: Su dispositivo de protección antivuelco.