Corbis

Perder peso, ¿lenta o rápidamente?

Razones que abalan adelgazar de forma lenta y controlada.

Redacción

Para perder peso rápidamente es necesario un gran esfuerzo adicional en la dieta (son dietas muy estrictas y restrictivas) y hacer mucho ejercicio. Estas dos cosas, juntas o por separado, pueden llegar a ser poco saludables si las hacemos sin supervisión y, por otro lado, no se pueden mantener dentro de un ritmo de vida “normal” durante mucho tiempo.

Algunos dietistas recomiendan perder entre medio kilo y un kilo por semana, más o menos. Un kilo puede parecer muy poco si pensamos en términos de todo lo que nos “sobra” o en términos globales de lo que queremos perder; pero es más fácil de mantener a largo plazo. El objetivo debería ser mantener la pérdida de peso lograda y no recuperarla.

Técnicamente, 450 gramos de grasa contiene 3.500 calorías. Por lo tanto, para perder esos 450 gramos, se tienen que quemar 3.500 calorías adicionales al equilibrio calórico semanal que tenemos, lo que quiere decir que cada día quemaremos 500 calorías más, adicionalmente. Cuando se pierde peso rápidamente es más que probable que lo que se pierda no sea grasa sino agua o tejido blando porque está comprobado que la grasa se pierde más siendo constante en el tiempo.

Por otro lado, y sin que parezca una contradicción, la pérdida de peso rápida puede ser positiva si se hace bien. Por ejemplo, en casos de obesidad con problemas de salud relacionados con el peso, los doctores o nutricionistas pueden recomendar un régimen muy estricto durante un tiempo; pero será siempre bajo estricto control médico.

Otras dietas, por ejemplo, también incluyen una fase de iniciación más dura que ayuda a acelerar el proceso de pérdida de peso; pero más dura no quiere decir peligrosa, sino que se combinan estrategias saludables y seguras, sin exceso de ejercicio o dietas draconianas. Más allá de estas dos primeras semanas, se busca la pérdida de peso ideal de medio kilo o kilo por semana, que es segura, realista y sostenible en el tiempo.

Por último, para perder peso se necesitan grandes dosis de paciencia e imaginación. Paciencia para aguantar las primeras semanas en las que parece que “no se nota nada” e imaginación para no aburrirse comiendo siempre lo mismo.

Fuente: Mayoclinic.com, Dr. Donald Hensrud M.D