María Pombo con jersey rosa de Zara. | Instagram @mariapombo

María Pombo se sincera sobre su "deseada" operación de reducción de pecho

La 'influencer' vuelve a pasar por quirófano para una operación de estética y ella misma ha contado los detalles.

SILVIA VÁZQUEZ

La medicina estética ha pasado de ser tabú a convertirse en tema de conversación entre amigas o, incluso, en las redes sociales. Las 'influencers' ya no tienen reparos en hablar de sus experiencias con el bisturí, de ahí que María Pombo haya compartido sus primeras impresiones sobre la operación de reducción de pecho a la que se ha sometido tan solo unas horas después de salir del quirófano.

Aunque la 'it girl' no había confirmado esta decisión, lo cierto es que a sus seguidores no les ha pillado por sorpresa ya que en los últimos años había expresado en numerosas ocasiones los problemas que le conllevaba tener tanto pecho (como ella misma ha recordado, llegó a usar una copa F durante el final de su embarazo). Y ahora, por fin, les ha puesto solución con una "reducción de pecho tan deseada", como ha asegurado en sus stories. 

"Parece que tengo más pecho del que tenía cuando me fui pero me han dicho que es completamente normal porque ahora está inflamado y de aquí a tres semanas veré la luz al final del túnel, y de aquí a seis meses ya veré el resultado definitivo, así que todavía queda esperar", ha aclarado María, ya desde su casa.

María Pombo muestra el vendaje tras su operación de reducción de pecho
María Pombo muestra el vendaje tras su operación de reducción de pecho. | @mariapombo / INSTAGRAM

"Tener mucho pecho a veces es muy bonito, y a mí de hecho me encanta; llevo teniendo pecho desde los 13 años y es una cualidad mía que me gusta, lo que pasa es que ha llegado a un punto en que se ha sobrepasado", ha relatado la pequeña de las hermanas Pombo, que además ha señalado los cambios que produjo en su cuerpo su embarazo como momento de inflexión: "Después del embarazo de Martín que, a parte de que me creciera, se me vació por arriba y, como os podéis imaginar, ahí hay menos músculo y más piel, con lo cual es mucho más difícil de 'controlar', más peso que tiene que soportar mi cuello y más dolor de cabeza", explica.

Y ella no es la única 'influencer' que se ha operado el pecho en los últimos tiempos y ha hablado de ello abiertamente: por citar solo unas pocas, Dulceida contó su experiencia, también para reducirse unas tallas, en El Hormiguero; Laura Escanes se sinceró sobre su operación de "aumento de mamas con corrección de asimetría y reducción de la areola" tras ser madre en Instagram; y Verónica Díaz, Just Coco, respondió todas las dudas de sus seguidores sobre su cambio de prótesis mamarias

Pero volvamos a María Pombo. Parece que, pese a no haberlo comunicado antes en sus redes, el proceso llevaba en marcha bastante tiempo ya que, junto con su médico, eligió la fecha óptima para la intervención. "Por comodidad pura y dura lo he decidido así. Fui en junio a ver al doctor y decidimos que me operaría en enero porque yo tengo menos trabajo e iba a estar más tranquila y todavía quedan seis meses para ponerme bikinis, ir a la playa, y que me de el sol directo a las cicatrices", ha dicho.

Como cuenta, la reacción de sus fans ante la noticia ha sido inmediata: "Muchos me estáis preguntando que por qué me he quitado pecho, si no tenía tanto; y muchos otros que me seguís desde hace años me habéis dicho ¡por fin has dado el paso, por fin te has atrevido! Y otros mensajes que me hacen mucha ilusión son las que me escribís que ya habéis pasado por esto y me decís que ha sido la mejor decisión de vuestra vida".

Para terminar, María ha confirmado que, aunque al salir de la operación sí que se sentía más "incómoda", en estos momentos se encuentra "estupendamente" ya que tan solo nota "una agujeta muy fuerte en el pecho" y que "lo más duro" del proceso está siendo no poder coger a su hijo. 

Operarse el pecho después de ser madre: todo lo que debes saber si vas a hacerlo 

Las dos rinoplastias de María Pombo

Esta operación no ha sido la primera de estética para María: anteriormente ya había entrado al quirófano en dos ocasiones para retocarse la nariz. La historia comenzó cuando solo tenía 9 años y se fracturó el tabique: aunque se lo recolocaron, el hueso quedó ligeramente desviado, lo que le impedía respirar con normalidad.

Por este motivo decidió operarse a los 23 años, pero no salió todo lo bien que esperaba y en 2020 volvió a ponerse en manos de un cirujano, esa vez "por motivos estéticos al 100%" según sus propias palabras. "Llevaba mucho tiempo sabiendo que me iba que 'tener' que volver a someter a una segunda rinoplastia, ya que en estos dos últimos años mi nariz ha ido deformándose poco a poco y no terminaba de estar cómoda", explicó entonces.