Radiante y feliz este verano

¿Cómo? Con Operación verano: una guía "todo incluído" con trucos sobre alimentación, maquillaje, moda... para estar estupenda por dentro y por fuera.

Susana Fernández

Ni dietas estrictas, ni complejos absurdos ni consejos erróneos. Lucir bien y sentirse guapa sólo es posible si aprendemos hábitos saludables con alegría y sentido común. Es lo que propone Irene Claver, autora de Operación Verano (Oniro, 11,95 €) una guía para que disfrutes de los meses veraniegos con alegría, echando mano de una dieta sana e imaginativa, el ejercicio que más se adapta a tu carácter, los cuidados esenciales de la piel y el look que más te favorezca.

Y para ir calentado motores, aquí van algunos consejos para lucir espléndida en verano. Sigue el decálogo:

1 Ignora las promesas de los planes milagro: dietas, tratamientos y ejercicio exprés. Más que perder kilos, pierdes salud.
2 ¡Viva la pirámide alimentaria y nuestra dieta mediterránea! Menos calorías nunca deben resultar de un déficit de nutrientes ni de saltarte comidas. Aprovisiónate de verdura, fruta; carnes y pescados magros; marisco; arroz, pasta y legumbres y lácteos desnatados, y combínalos con moderación.
3 Prepara la piel para el efecto de los agentes externos: los alimentos de temporada contienen betacaroteno, que la nutre y protege, pero en tus manos está aplicarte un buen protector solar y mantenerla limpia e hidratada con buenas rutinas de belleza (exfoliar, humectar, proteger).
4 Muévete: estírate a conciencia delante del ordenador, sube escaleras, pasea con amigos. En el gim, trabaja cada zona del cuerpo con cuidado y con la progresión como aliada.
5 No te compares con nadie: saca el máximo partido de tu cuerpo y de tu estilo con realismo. Así evitarás frustraciones y te concentrarás en metas más que posibles.
6 Convierte la lucha por llegar al verano fabulosa en un agradable hábito, es decir, date algún capricho (a veces es más que necesario) y prende a comer, a descansar y siéntete satisfecha con tu cuerpo-mente.
7 Sé consciente del tipo de rostro y figura que tienes–según lo describen los especialistas- y busca aquellos estilismos (maquillaje, peinado, prendas) que destaquen nuestros puntos fuertes sobre aquellas zonas menos atractivas. Que la moda se adapte a ti… ¡También el bikini!
8 Baila. Tiempo de terrazas, chiringuitos, actividades. Desde el zumba a, claro, una verbena o un curso, todo son ventajas para tonificar los músculos, incluidos aquellos implicados en sonreír.
9 Agua y más: una rodaja de naranja o limón te aporta un poco de sabor y las propiedades regenerantes para el estómago de los cítricos. Y, por supuesto, los zumos de frutas y verduras veraniegas (¿por qué no?) y las infusiones fresquitas –cola de caballo, salvia, achicoria, té rojo y verde… te hidratan, eliminan toxinas y reducen el antojo de dulce.
10 En la ducha, prepara tus cremas corporales. Un último esfuerzo antes de que suba la temperatura: el efecto del frío y el calor. Alterna el agua y los masajes intensos con cremas que modifiquen en segundos la sensibilidad de la dermis. Es perfecto para combatir la celulitis y que la piel se vea como tú, radiante.