¡Nos vamos de pícnic!

Por mucho que te guste la vida urbana, este verano no podrás renunciar al último planazo ‘green’ de las celebrities. Coge tu cesta, cual Caperucita Roja, y disponte a cruzar los parques de tu ciudad hasta dar con el lugar adecuado en el que extender tu mantel a cuadros. Eso sí, ponle un poco de glamour al ágape: ¿Qué tal un sushi en lugar de una tortilla? Aprende a estar en contacto con la naturaleza, a un paso del asfalto.

M. Victoria Aroca

Barcelona
La Ciutadella. Este parque del siglo XIX es apto para románticos. Admira la escultura ‘El desconsuelo’, de Josep Llimona. Take-away: Una hamburguesa en Pim Pam Burguer (Sabateret, 4).
Jardí Botánic de Montjuïc
Vegetación mediterránea en una joya del arquitecto Carles Ferrater. Take-away: Una piadina en Babbi Shop (Arenas Centro Comercial. Gran Via Corts Catalanes, 373-375)
Centre Poblenou
El último en llegar y diseñado por Jean Nouvel. Prueba sus sillas metálicas rodeadas de vegetación. Take-away: Hazte con unos niguiris de salmón en Neko (Pujades, 121).

Madrid
El Capricho. Abierto sábados y domingos, es uno de los parques más bucólicos de la capital. Take-away: Delicias tailandesas de Gingerboy Take Away (Murillo, 1).
Jardín del Museo Lázaro Galdiano. Contacta con la naturaleza en pleno barrio de Salamanca. Take-away: Menúdavida Organic Food (Barco, 45).

Lisboa
Gulbenkian. El Festival de Jazz, del 5 al 14 de agosto, es una excusa genial para visitar la Fundación y su parque zen, diseñado por Viana Barreto e Ribeiro Telles. Take-away: Prueba los pasteles de Belém de la Confiteria Nacional (Praça da Figueira, 18B).

Londres
Berkeley Square. Jardín de Westminster, en el que residió Winston Churchill. Take-away: Panes y alimentos frescos de Borough Market (Stoney Street, London Bridge).
Kensington Gardens. Uno de los más famosos parques reales, dentro del gran Hyde Park. Visita la galería de arte contemporáneo Serpentine. Take-away: Pan y embutido del mercado campestre de Richmond (Heron Square).
Battersea Park. Gran riqueza de fauna y flora, a pocos metros de Marble Arch. Take-away: Quesos de Paxton and Whitfield (93 Jermyn Street).

París
Monceau. Era el favorito de Marcel Proust y conserva el mismo aire aristocrático que cuando se creó en el XIX. Take-away: Hay un delicioso bar con comida para llevar en el 73, Boulevard de Courcelles.
Jardines Museo Rodin. Forman la continuación al aire libre del museo,llenos de atractivos rincones. Take-away: Sabrosa ensalada de Le Pain Quotidien (25, de la rue Varenne).
www.lepainquotidien.com