La familia Almodóvar

Yohana Cobo, Carmen Maura y Lola Dueñas componen la familia de Penélope en la última cinta del director manchego.

ESTER AGUADO

La hija
Yohana Cobo es el último descubrimiento del director manchego. A los veintiún años, esta joven madrileña acaba de rodar su película número trece: «Empecé a los dos años y medio, cuando mi madre me apuntó en una agencia de publicidad. Primero, fueron anuncios; luego, series de televisión; y, después, llegó el cine. No puedo quejarme, he trabajado con gente buenísima.» A Yohana le sorprendió el interés de Almodóvar, y confiesa que lo pasó fatal hasta que se hizo con el papel de Paula, la hija de Raimunda (Penélope Cruz): «Tuve que pasar por cinco o seis pruebas... Estaba desesperada y sólo pensaba: Por Dios, que me digan sí o no, pero que me lo digan ya.»

Buscar un nuevo sueño
Ha aprendido muchas cosas de Pedro, pero necesita tiempo y distancia para digerirl «Seguro que en el próximo trabajo que haga contaré con más recursos, con cosas que antes no estaban.» Trabajar con Almodóvar siempre había sido su sueño, así que ahora tiene que buscarse uno nuev «Me conformo con que los próximos rodajes sean como el de “Volver”. He disfrutado tanto, que cuesta volver a la realidad.»

La madre
Carmen Maura no se sorprendió de la llamada de Almodóvar, dieciocho años después de rodar con él “Mujeres al borde de un ataque de nervios”: «Estaba segura de que volvería a contar conmigo en cuanto tuviera un papel adecuado y le apeteciera.» La actriz afirma que su reencuentro fue facilísimo, porque siempre se han entendido muy bien, a pesar de ser tan distintos: «Nuestra relación es especial y, después de todo lo que hemos vivido juntos, nos queremos mucho.»

Disfrutar con el rodaje
No preparó de forma especial su papel como la abuela Irene, la madre de Penélope, porque «cuando una historia está bien escrita, te da casi todas las pautas.» No hizo más que escuchar a Pedro y disfrutar: «Yo siempre aprendo en cada película del país o de las personas con las que trabajo... Sobre todo, a incordiar lo menos posible», bromea. Está en un momento divino, tanto personal como profesional –«Hace muchísimo tiempo que no tengo la sensación de tener que subir ningún podio»–. «Yo también estoy muy a gusto en mi casa, así que nunca he llamado a nadie para que me diese un papel.» Ni al mismísimo Woody Allen.

La hermana
A Lola Dueñas le persiguen los papeles con estrella. Tras conseguir un Goya con “Mar adentro”, ahora encarna a Sole, la hermana de Penélope Cruz e hija de Carmen Maura. «Hace tiempo, Pedro me envió una nota en la que me decía que contaba conmigo para su próximo proyecto... La tengo enmarcada en mi dormitorio. Sabía que iba a cumplir, por eso le estaba esperando, sentadita... Desde siempre le he estado esperando.»

Adicta al trabajo
Almodóvar la ha hecho adicta al trabaj «Es una persona tan creativa, que te hace entrar en su mundo y ya no hay forma de dejarlo. Cuando llegaba a casa, me leía lo del día siguiente, no dormía, tenía un estado de excitación brutal. Él no es duro, sino exigente, pero siempre desde la diversión.» Del rodaje, la actriz destaca el cariño que le ha cogido a Carmen Maura: «Ha sido una compañera realmente excepcional. Gente así es difícil de encontrar», y asegura que, después de ser actriz y de rodar con el manchego, se le han agotado los deseos gordos. Ahora, le gustaría volver al teatr «De él me encanta el concepto de compañía, del “aquí todos somos iguales”, sin jerarquías.»