_danimartin_ / INSTAGRAM

Dani Martín presenta su minigira "La cuerda floja"

Araceli Ocaña | Woman.es

Dos fechas han quedado ya grabadas en el calendario con nombre propio: 26 de septiembre (Madrid) y 3 de octubre de 2015 (Barcelona). El nombre, "La cuerda floja", un estado en el que Dani Martín se siente cómodo y, a su vez, una referencia circense, a la que rinde homenaje en un macroespectáculo, sus dos únicos conciertos en España en lo que resta de año: fan del payaso catalán Charlie Rivel, el show lo protagonizarán "un payaso y yo, y mucha gente del circo".

Celebra sus 15 años en el mundo de la música pero le resta importancia: "Cuando empece con El Canto del Loco ni me planteaba nada más allá de tocar en la plaza de mi pueblo y ahora..." Pero lo que Dani Martín celebra es, sobre todo, "poder tener 14 músicos en el escenario, vender entradas a 20 euros y no quedarme en lo fácil, que era recorrerme todos los pueblos con un show mas pequeño o hacer lo que ya he hecho".

Puso letra y voz, a aquello de "son sueños y son de verdad," que sigue cumpliendo cada día (por cierto, de reunión con sus excompañeros de banda, nada, dice que prefiere comerse una paella con ellos a subirse a un escrnsrio... Para desgracia de los fans, que ni los ven juntos ni prueban el arroz). Dice que la felicidad le queda lejos, que cree en momentos que la contienen, como ir al Calderón con su padre o hablar de Benedetti con Serrat, al que escucha desde los dos años. "Poder actuar con gente como él me pone mariposas en el estómago. Me ha invitado a cantar con él en Buenos Aires, agradezco a la vida que me pasen estas cosas."

Sentimientos y filosofía macarra, Dani Martín nos deja siempre con ganas de saber mas: más sobre la felicidad que supone "comerte un cordero con patatas, hacer el amor o que te den un resultado positivo de un análisis", más sobre esos pensamientos que a veces deja entrever en canciones y entrevistas y más momentos de felicidad. De esos, por suerte (y por lo menos), nos ofrecerá dos este año.