A la velocidad del blog

De la ecuación música + informática surgen Artic Monkeys. Los nuevos niños mimados de la prensa inglesa.

RUBÉN ROMERO

Son de Sheffield (como Pulp). Son cuatro (un número mágico para esto del pop). Apenas han cumplido los 20 (la edad perfecta). Les gusta la poesía (eso, en un inglés, ya es mucho). Y además de aporrear guitarras, tienen nociones de informática (esto es más, porque generalmente, además de música, de lo único que entienden los grupos de las islas es de empinar el codo). Gracias a ellas, colgaron de su blog un par de canciones hace seis meses. En cuatro, tenían una legión de fans. En cinco, eran la sensación del momento. En seis, ya tienen un disco en las tiendas (“Whathever People Say I Am, I’m not”, Pias) en el mismo sello que Franz Ferdinand. Y es que, en el Reino Unido, las cosas van a otra velocidad. En un lugar donde la tiránía del hype se impone por doquier, el ciclo Cucal de nacimiento, reproducción y muerte puede durar nanosegundos. ¿Ocurrirá lo mismo con ellos? Dicen que son los nuevos Oasis. Más frescos, menos chuletas. Ahora sólo te queda descubrirlos.

Relacionados