Vinexpo, la alfombra roja de los vinos

Araceli Ocaña | Woman.es

¿Imaginas que los mejores vinos del mundo desfilasen por una alfombra roja luciendo sinuosas curvas, 'packagings' espectaculares y generando suspiros a su paso? Pues existe un lugar donde, más o menos (echándole imaginación), eso ocurre. Y no podía ser en otro lugar (con perdón) que Burdeos, una de las cunas y epicentros mundiales de la fabricación de vino.

Se llama Vinexpo, se celebra cada dos años y allí fuimos a descubrir lo mejor de lo mejor con Vente Privée. Tiene sentido, porque la filosofía de Vinexpo y el líder en ventas 'flash' encajan a la perfección: seleccionar lo mejor, lo más original, lo más nuevo. La parte buena de Vente Privée es que no hace falta viajar a Francia para descubrirlo: con sus ventas privadas compras lo que quieres y llega directamente a casa.

En la feria, que casi no lo parece porque, ¿quién pudiera imaginar que sería fácil olvidarse del recinto ferial nada más cruzar las puertas? La alfombra roja existe de verdad y, después, llegan copas de cristal de todo tipo, espumosos, rosados, blancos, tintos, espirituosos, aperitivos para acompañar (y no perder el norte en los tres pabellones que ofrecen todo tipo de experiencias), incluye también tiendas tematizadas, librerías, chocolaterías... Si Cannes se embotellase, se descorcharía en Vinexpo.

España, por supuesto, tiene un gran espacio para mostrar lo mucho y bueno que tiene para ofrecer: vinos de Rioja, del Duero, de Madrid, de Cataluña, Extremadura... No hay una región si su buen vino, sin su sabor original y tienen su representación en la feria. Se suelen acompañar, claro, de un buen jamón, porque juntos forman una perfecta carta de presentación.

Españoles o franceses, Vente Privée está siempre a la caza de lo mejor, para ofrecer a los buenos amantes del vino experiencias diferentes, con novedades y tradiciones combinadas de una manera ejemplar (el equipo que se dedica en exclusiva a buscar y ofrecer estos productos tuvo en Vinexpo una agenda frenética) y de una manera muy fácil: un clic y, en pocos días, listo para servir en casa.