El chocolate más saludable

No te prives de disfrutar del cacao, si es negro no tiene por qué engordar.

Redacción

¿A quién no le gusta comer chocolate? Degustar unas onzas de exquisito cacao y dejar que se derritan en el paladar haciendo fluir en tu boca su textura más cremosa. Pero no siempre nos podemos permitir tanto placer, y menos impunemente, pues parece que este mundo está preparado para darnos siempre una de cal y una de arena. Y es que comer ciertos caprichos parece una práctica que no está demasiado bien vista y poco a poco nosotras mismas lo vamos asimilando como algo erróneo, pecaminoso (a no ser que sea puntual o en horas estipuladas). Pero la vida diaria está llena de momentos de ansiedad o aburrimiento, y justo esas horas muertas (por ejemplo, realizando un trabajo monótono en la oficina, o en casa, frente al televisor) se convierten en el motivo que lleva al consumo irracional tanto de comida como de otras sustancias. Son la excusa perfecta para escaparse a la cocina o ir al supermercado a comprar cualquier oferta.

Comer chocolate puro apaga cualquier sensación de ansiedad y tristeza, pero no sólo eso: contiene sustancias muy saludables para el organismo, mejores que las que se pueden encontrar en algunas ofertas de belleza. Como el ácido esteárico, una sustancia que desatura el ácido oleico y que contraresta el colesterol malo, causante de los problemas cardiovasculares. Además, contiene fibra dietética, buena para hacer la digestión, antioxidantes que previenen la aparición del cáncer y minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio.

No es extraño que durante la menstruación, las mujeres tengamos necesidad de ingerir más cantidad de chocolate y estemos más sensibles a este producto. Y es que entre las muchas cualidades de este manjar (que esperemos esté a nuestro alcance por toda la eternidad), figura la aportación de hierro, calcio, zinc y vitaminas E, B1 y B2. Pero para que el consumo de chocolate no sea contraproducente hay que fijarse en su porcentaje de cacao que, pues no es lo mismo un chocolate con leche lleno de azúcares, que el chocolate más puro, con un 70% de cacao como mínimo.