Entrevista a Renée Zellweger

Soltera y dejándose querer por el pretendiente de turno, Renée Zellweger sigue sin encontrar al padre de sus hijos. Pero ella se confiesa autosuficiente. Estrena “Ejecutiva en apuros”

Entrevista a Renée Zellweger

Rubia platino, alarmantemente delgada y siempre elegante, Renée está en Los Ángeles para promocionar la comedia ‘Ejecutiva en apuros’ y, de paso, pisar todas las alfombras rojas que se extiendan a sus pies. En su nuevo filme (en cines este mes de junio) interpreta a una alta ejecutiva destinada a un pueblo, donde conocerá el amor. Algo que no ha encontrado de forma definitiva en la vida real, tras un matrimonio frustrado a los cinco meses y muchas ganas de ser madre a sus 40 años recién cumplidos. «Eso de enamorarse de un chico de pueblo es algo que entiendo perfectamente», admite en voz baja.

¿Creciste en una pequeña población de Texas, te parecían tan irresistibles los chicos de allí?

Yo crecí entre vaqueros y agricultores y me encuentro más a mis anchas entre ellos que entre los hombres de ciudad. Es un mito eso de que las mujeres se vuelvan locas por los chicos de pueblo, como también lo es que ellos sean tan simples como la gente cree.

Rodasteis en una pequeña localidad de Canadá, ¿cómo fue volver al ambiente rural?

Muy agradable, me hizo sentir cierta nostalgia de mi pueblo, Katy. En esas pequeñas comunidades todo el mundo se conoce y eso tiene ventajas: cuando necesitas ayuda, la gente se vuelca contigo.

¿Te has sentido alguna vez como tu personaje, la forastera que llega al pueblo?

Sí, siempre que ruedo una película fuera de mi ciudad. Es la misma rutina: llegas a la que será tu casa durante el rodaje, sueltas las maletas y te vas a dar una vuelta por el lugar y ver qué se cuece por allí. La vida del actor siempre es así, terminas creando tu propia familia con tus colegas.

Síguele la pista

  • Lo último