Ana Pastor, cooperante en Níger

La cruda experiencia de esta periodista en uno de los países más pobres del mundo. Dedicó ‘Los desayunos’, el programa que dirige y presenta, a África.

Marta Bonilla

Era una adolescente cuando mi hermano mayor volvió de Suráfrica –todavía existía el apartheid– contando unas historias que me dejaron’tocada’. Ahí nació mi admiración por Nelson Mandela. Cuando crecí, empecé a colaborar con la ONG Acoger y Compartir, con la que voy de cooperante en Níger.» Ahora está dispuesta a utilizar el programa –líder de audiencia de 9 a 10 de la mañana– para concienciar a la sociedad: «creo que hay que amargarle el desayuno a la gente una vez a la semana. Para que recordemos que muchos seres humanos mueren mientras nos comemos una tostada.Como dice Lula, el hambre es la peor arma de destrucción masiva. Algo que hay que cambiar.»

Además de colaborar, ¿cada viaje es una lección de vida, no?
En Níger aprendes lo que verdaderamente tiene valor, te reubicas en el planeta. Además, como periodista es importante vivir experiencias para contárselas a la gente. Por ejemplo, verificar que el dinero llega a destino.

Algunos escándalos pueden cuestionar la financiación y honradez de las ONG...
Mi primer viaje con Acoger y Compartir fue, precisamente, siguiendo el camino que hace el dinero desde que sale del bolsillo del ciudadano hasta que llega... Y aseguro que lo hace. No cambias el mundo por colaborar con una ONG, pero sí se aprecia el impacto positivo en el sitio donde trabajas.

Como periodista especializada en información internacional, has viajado mucho...
He cubierto los grandes conflictos internacionales de la última década: el tsunami, los atentados de Londres, la situación de Afganistán...Allí he estado en tres ocasiones.

Según Amnistía Internacional, es el peor país del mundo para nacer, sobre todo si eres mujer.
Representa la denigración absoluta de la mujer. Yo me traje un burka y se lo enseño a alguna gente para que vea la sensación de asfixia y angustia que provoca.

Y en plan turista, ¿te gusta viajar?
Me encanta, pero es difícil disociar la faceta personal y la periodística. Se dan situaciones curiosas, como que he estado en Indonesia y Sumatra, pero no conozco Berlín, o que fui a Nueva York por primera vez hace dos años y, sin embargo, había recorrido Ecuador, Perú, Haití...

Evidentemente, te atrae más el hemisferio sur.
Cuando sales por la tele te dicen que no pierdas el Norte, cuando lo que no hay que perder de vista es el Sur. Allí es donde deben cambiar las cosas.