Aina Clotet: “Rastros de Sándalo es una película de sensaciones que te hace sonreír”

Hablamos con Aina Clotet sobre moda, belleza y su último estreno, un viaje de autodescubrimiento.

Aida Ortega

Aina Clotet es de esas personas que transmite fuerza y serenidad cuando habla, pero sobretodo, te deja con la sensación de saber que ama lo que hace.

Tras triunfar en la televisión catalana, hacer teatro y cine e incluso atreverse con los guiones, se ha convertido en toda una revelación con “Rastros de Sándalo” una película que llegará a los cines el 28 de noviembre y en la que se convierte en Paula, una barcelonesa que emprende un viaje en busca de su pasado.

-“Rastros de Sándalo” llega a los cines este mes, ¿qué te ha aportado esta película?

Para mi ha supuesto muchas cosas, lo cierto es que ha sido un viaje personal y profesional muy bonito. Mi personaje, Paula, sufre una transformación tanto interna como externa y eso resulta muy interesante para los actores porque te permite hacer un viaje de conocimiento.

-¿Qué es “Rastros de Sándalo”?

La película habla sobre la identidad, la búsqueda de quienes somos. Te hace reflexionar y te ríes porque a veces debemos reírnos incluso en malas situaciones. “Rastros de Sándalo” conecta con el público.

-El equipo técnico está liderado por mujeres, con Maria Ripoll como directora de este proyecto, Anna Soler-Pont como guionista y productora… ¿Entendemos mejor nosotras el amor fraternal que transmite la película?

En todos los pases que estamos haciendo de la película hemos visto como emociona tanto a hombres como a mujeres. Pero si que quizá la idea de Anna Soler-Pont de poner a mujeres al mando de cada equipo es una manera de hacer una denuncia de que la mujer hoy en día aun no tiene la igualdad que tendría que tener con los hombres, que tendría que existir una paridad.

-Cine, teatro, televisión, ¿con qué te quedas?

No sabría que elegir, cada cosa transmite cosas diferentes y me hace sentir especial. Casi toda mi carrera profesional se ha desarrollado en la televisión, fue mi escuela, es un mundo donde nunca dejas de aprender. Y el teatro es de donde viene todo, donde un actor se mide a uno mismo.

Al final, lo importante es hacer proyectos buenos, historias interesantes que conecten con al gente.

-Hablando de moda, ¿cómo definirías tu estilo?

Admiro la elegancia, lo minimal. Me gusta mucho la moda francesa, el estilo innato que tienen las parisinas, firmas como Sandro o Gerard Darel. Pero en España tenemos diseñadores de muchísimo talento, confieso que para eventos suelo decantarme por una marca catalana que se llama Menchén Tomàs, adoro sus vestidos y el uso que hacen del color.

-¿Temes el momento alfombra roja?

En los estrenos siempre acabo yendo tarde con la elección del vestido y llevo a mi madre loca en busca de un look. Ella es quien mejor me guía, siempre digo que es mi estilista. En el showroom de Helena Hernández siempre me ayudan mucho también, me aconsejan, todo es más sencillo si te ayudan.

-Confiésanos un truco de belleza que no contarías a nadie.

Creo que lo mejor es dormir, dormir mucho y lo más importante quererse a uno mismo. Luego un pequeño truco que tengo me lo dio una mujer que me ha cuidado desde pequeña y tiene la piel más perfecta que he visto nunca, un día me dijo que no entendía cómo nos poníamos tantas cremas si lo mejor era el aceite de oliva. Así que cuando tengo el rostro y el pelo muy seco me lo pongo y de repente brilla y parece otro.

-Define en una frase “Rastros de Sándalo” para que nadie se quede sin ir al cine a verla.

“Rastros de Sándalo” es una película que habla de emociones y te hace sonreír.