GETTY

Adele arrasa en los Brit Awards y gana los tres premios más importantes

La cantante ha posado en la alfombra roja con un diseño de Armani.

Noelia Murillo

Mejor artista, mejor álbum y mejor canción. Esas han sido las tres categorías en las que Adele ha resultado vencedora en los Brit Awards, los galardones que concede cada año la Industria Fonográfica Británica y con los que se quiere poner en valor el trabajo de artistas ingleses. En una noche tan especial como la de este martes, que logró unir a músicos de géneros muy diferentes, desde el rap de Little Simz hasta el rock alternativo de Wolf Alice o Maneskin, era la cantante inglesa el mayor reclamo por su regreso por todo lo alto con '30'.

Por eso, sus premios no sorprendieron, pero dejaron a la vista su extraordinario trabajo en su último álbum, publicado seis años después del anterior y tras un traumático divorcio de su primer marido y padre de su hijo. Desde el momento en que se subió al escenario, cuando cantó sentada en el borde la canción 'I Drink Wine', puso a todos los espectadores del estadio O2 de Londres en pie para celebrar un talento con el que nos sorprendió hace ya 11 años, cuando comenzó a sonar en todas las radios su éxito 'Rolling In The Deep'.

Kate Green / GETTY

Tiempo después y tras un cambio radical físico, la artista fue la elegida para recibir el premio en la categoría de Canción del año por 'Easy On me' y, después, como Mejor Artista del año -categoría en la que competía con Ed Sheeran y Sam Fender, entre otros- y creadora del Mejor álbum por '30'. "Siempre me gusta volver a casa. Los Brit son una parte muy importante de mi vida. Estoy orgullosa de ser artista y ser mujer", dijo en uno de los discursos de aceptación, incrédula y orgullosa, antes de dedicarle el premio a su hijo.

Además de ser el mayor reclamo sobre el escenario, Adele lo fue en la alfombra roja, ya que para esta ocasión tan especial eligió un vestido hecho a medida de Armani en color negro confeccionado con una capa de tul que nace en la zona del escote en V y alcanza a formar una pequeña cola en la que no faltan brillos y 'plumetti'. De manga larga y de terciopelo negro, este vestido del estilo Hollywood de los años 50 marcaba la nueva a imponente figura de la cantante. Para añadir más brillo, optó por unos pendientes largos, anillos y una perfecta manicura en color 'nude'.

En cuanto al maquillaje, como ya viene siendo habitual, la intérprete optó por su clásico delineado 'cat-eye' para potenciar el volumen de su mirada, pestañas kilométricas, base luminosa y natural con tonos tierra tanto en la sombra de ojos como en el colorete y un delineador de cejas fuerte de color marrón. Por último, decidió llevar la melena totalmente suelta con ondas al agua en la parte baja, raya a un lado y mucho volumen.

Gareth Cattermole / GETTY

Además de seducir al público con ese vestido de Armani, la cantante lo hizo con el 'outfit' escogido para recoger los premios, ya que únicamente llevó esta prenda en la alfombra roja. Durante la actuación eligió un vestido largo de lentejuelas en color verde y, para los galardones volvió a cambiarse. Entonces, eligió un 'little black dress' con escote corazón, hombros a la vista y mangas abullonadas, salones negros y unos pendientes largos de aros.

Conviene recordar que otros de los ganadores de la noche fueron Olivia Rodrigo en la categoría de Mejor canción internacional por 'Good 4 U', Dua Lipa (Mejor artista pop y R&B), Sam Fender (Mejor artista rock alternativo), Becky Hill (Mejor artista 'dance'), Wolf Alice (Mejor grupo), Billie Eilish (Mejor artista internacional del año), Silk Sonic (Mejor grupo internacional) y Ed Sheeran (Mejor compositor del año), entre otros.

La alfombra roja ha estado plagada de estrellas británicas que han sorprendido por sus arriesgadas apuestas.