GETTY

Florence Pugh ofrece el mejor espectáculo de plumas, confeti y transparencias

La actriz protagoniza lo nuevo de Olivia Wilde, 'Don't Worry Darling'

Noelia Murillo

En la primera jornada de la semana actual el Festival de Venecia acogió el estreno de una de las cintas más esperadas, 'Don't Worry Darling', la segunda película de Olivia WIlde como directora, que se estrenó en las labor de realización hace ya tres años con 'Súper empollonas'. Cambiando totalmente de registro y pasando de la comedia al thriller dramático, la actriz ha creado una cinta que no ha merecido malas calificaciones por parte de la crítica, aunque sí innumerables rumores. Esto, como sucede en todas las ocasiones, ha podido generar mayor expectación por su estreno o bien lo ha ensombrecido. Hasta que no llegue a los cines no lo sabremos, pero por el momento la tensión no hace sino crecer por momentos.

Para ponernos en situación, conviene recordar que esta película, que relata una historia de un matrimonio aparentemente feliz en la década de los 50 de Estados Unidos, está protagonizada por Florence Pugh ('Viuda negra') y Harry Styles. No es la primera vez que el cantante se pone a las órdenes de un director delante de las cámaras, ya que lo vimos en 'Dunquerke' de Christopher Nolan, pero sí que ha sido la primera vez que lo ha hecho con la que es su actual pareja, Wilde. Partiendo de que se conocieron en el rodaje y que ahora pueden presumir de una extraordinaria relación sentimental, la película puede sumar puntos entre ellos.

Ahora bien, hace unos días que la propia realizadora quien reconoció que Styles no iba a ser el protagonista del largometraje, sino que lo iba a ser Shia LaBeouf. Sin embargo, para proteger a su actriz protagonista (teniendo en cuenta que el actor de 'Transformers' había sido acusado de violencia física y psicológica por parte de su expareja), la directora decidió prescindir de él y colocar en su lugar al que fuera vocalista de Harry Styles. Poco después, LaBeouf aseguró que había sido al revés, que ese despido jamás tuvo lugar. Ante esta situación, Pugh decidió desmarcarse de la polémica... hasta ahora.

-Florence Pugh, contra las críticas por su cuerpo y a favor de "todos los cuerpos"

-Florence Pugh reclama más disfraces de superheroínas en Halloween

Porque llegó el día en que se tenía que presentar la cinta en la Mostra y, al llegar el momento de la rueda de prensa de la cinta, la actriz de 'Mujercitas' no apareció. Entonces, Wilde alegó que su ausencia se debía a problemas de agenda, ya que Pugh estaba rodando la segunda parte de Dune. La gran sorpresa fue que, poco después, apareció la propia actriz en el festival, como si nada hubiera sucedido. La expectación, entonces, fue máxima a la llegada de la noche, en la presentación oficial del largometraje. Entonces, Florence apareció con un impresionante atuendo ideado por su estilista habitual, Rebecca Corbin-Murray.

Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Concretamente, Florence recurrió a un vestido de la colección Otoño-Invierno 2022 de alta costura de Valentino, obra de Pierpaolo Piccioli, con el que dejó a todos los presentes boquiabiertos. Esta creación está formada por un body negro con escote palabra de honor y una capa transparente con mangas abullonadas y manga 3/4. Plagado de purpurina, brillos y confetti, cuenta con una larga cola y una abertura central que deja a la vista las piernas de la actriz. Asimismo, combina con uno de los complementos que nunca pasan de moda y que hasta hace muy poco eran tendencia absoluta del verano: las plumas.

A diferencia de otros estilismos, en los que estos motivos se colocan en zonas como la parte inferior de la falda o los escotes, Florence ha decidido llevarlas en las piernas, alrededor de los tobillos, como un añadido para hacer contraste con su piel. Este, sin duda, ha sido el detalle que ha elevado por completo su su estilismo, que ha complementado con joyas de Tiffany & Co y unos salones destalonados en color negro. En cuanto al maquillaje y la peluquería, la actriz ha mantenido su 'piercing' en el septum, que ha contrastado con un peinado sobrio, con ondas pulidas hacia un lado, al más puro estilo 50s.